‘Ya no soy pura’ llega a las salas de Supercines

26 de noviembre de 2013 - 00:00

La crisis económica es lo que ha llevado a que millones de compatriotas emigren a otros países en busca de mejores oportunidades, dejando a sus hijos, esposas o esposos, sus padres y a toda su familia. En la parroquia quiteña Lloa, al igual que en muchas poblaciones rurales del Ecuador, es tan fuerte la migración que prácticamente toda la población se redujo a algunas mujeres y ancianos al cuidado de niños y jóvenes huérfanos de padres vivos pero lejanos, convirtiéndose el abandono y la soledad en la angustiosa característica de ese lugar y su gente.

Esa realidad es lo que motivó al actor y director de teatro, Édgar Rojas, para escribir la historia de ‘Ya no soy pura’, el primer largometraje que realiza, pese a que tiene 30 años de trayectoria como director de cortometrajes y documentales. También dirige al grupo de teatro ‘Espacios Claves’.

Aunque la etapa de preproducción comenzó en junio de 2011, entre enero y mayo de 2012 se efectuaron las grabaciones. Este año Rojas tuvo en sus manos el material completamente listo para presentarlo al público.

La comedia relata la soledad de un pueblo y su gente, abandonados por los que se fueron lejos escapando de la quiebra de un país, de vida. El personaje principal es Pura, una maestra de escuela rural en Lloa, soltera, de 40 años, que se quedó esperando a su novio migrante durante 11 años. Ella disimula su soledad entregándose a su actividad de maestra de escuela y prioste de las fiestas de su pueblo, mientras su madre y amigas la molestan por su soltería.

Para publicitar las fiestas de su pueblo, Pura viaja a Guayaquil. Antes de su regreso llama a su amiga Juana, quien aprovecha para preguntarle si ha conseguido novio. Pura miente, y le dice: “Sí, ya me conseguí uno, es un lindo y va conmigo”. Juana -sin esperar confirmación- riega la noticia en el pueblo.

En el viaje conoce a Ángel, un ‘stripper’, por quien siente una cierta atracción mutua, pero él, entre otras cosas, le cuenta que pronto contraerá matrimonio; sin saber de esto, en el pueblo su madre y sus amigas preparan la posible boda.

A su arribo a Quito, retrasados por un asalto en la vía, van a un hotel en donde los creen novios, suscitándose una gran confusión cuando llegan sus familiares a recibirlo.

Entre muchos otros sucesos, Ángel se entera de que su novia tiene 2 hijos. Al final el enredo se aclara, se deshace la ilusión del novio de Pura y ambos, con pesar, se despiden, cada quien hacia su destino.

Una comedia llena de enredos, que muestra la alegría y colorido de la fiesta, así como el suspenso dramático, para contar la soledad y abandono de un pueblo y 4 mujeres. Una historia que para su creador simboliza la situación de las mujeres, los ancianos, los niños y la tierra de todos los pueblos del país, abandonados por quienes se fueron lejos en busca de un futuro distinto.

“Aunque la película es un drama tratamos de combinar eso con la comedia, porque aunque las mujeres se quedan solas en el país no se la pasan tristes los 20 años en que su pareja está lejos, sino que siguen con su vida”, manifiesta el director del filme, quien antes de escribir esta historia hizo una investigación sobre la migración en el país en distintos pueblos de la provincia del Azuay.

“La idea era grabar la película en esos pueblitos, pero por falta de recursos no se hizo, pues me tocaba llevar a todos los actores para allá. Así que las locaciones finales que quedaron son Quito, Guayaquil y Lloa. Esta última la escogimos por su aspecto rural y al ya estar en las grabaciones nos dimos cuenta de que sus habitantes también pasaban por la misma situación de migración. Este  es el caso de San Luis en donde viven muchos ancianos que cuidan a sus nietos. Esa es la soledad que no se ve porque aunque sus padres les manden regalos, reflejan esa tristeza puesto que no tienen quién les dé afecto”, acotó Rojas.

Seis actores ecuatorianos son los personajes principales de esta historia, entre los que están: Elizabeth Jacho (Eloís), Eduardo ‘Mosquito’ Mosquera, Marcela Campos, Álex Altamirano, Diana Borja y Ximena Villa.

El lanzamiento del largometraje tuvo lugar en agosto pasado en Lloa. A partir de ese mes se han desarrollado distintas funciones dirigidas para estudiantes de colegios y universidades de la Capital. El próximo 5 de diciembre la cinta se estrenará en Supercines de Quito y Guayaquil.

“Hemos recibido buenos comentarios de las personas que hasta ahora han visto la película y eso nos alegra porque fue una labor ardua de todo el equipo para tener un trabajo de calidad”, dijo Eloís, quien tiene una amplia trayectoria como actriz de teatro. Ella proviene de una familia de músicos, por lo que el canto es otra de sus pasiones, siendo parte de algunos coros. También es conocida por su carrera como solista.


Según comenta Rojas, alrededor de 30 mil dólares se invirtieron en esta película de bajo presupuesto, sin embargo, se hizo lo posible para tener un trabajo de calidad, y aunque aun no recuperan la inversión, ya han tenido propuestas para inscribir la producción en festivales internacionales.

AMOR POR EL TEATRO

Para el quiteño Edgar Rojas, el teatro es algo que empezó a gustarle desde que cursaba la secundaria, cuando participaba en las distintas obras que hacían en el internado en el que estaba en Azogues. Allí era el encargado de la Biblioteca, además fue el abanderado. Cuando tuvo que elegir una carrera universitaria ingresó a Agronomía, pero al tercer año se retiró; luego se inclinó por Economía, en la que solo duró un año. En la Escuela de Teatro de la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador encontró su verdadera vocación.

INICIA ESTE VIERNES

‘Quito en el Cine’ aborda varios temas

El encuentro está dirigido a cineastas, actores y demás personas de la industria cinematográfica nacional

Dentro de la primera muestra de películas ecuatorianas que tienen a la ciudad como protagonista, ‘Quito en el Cine’, desarrollada por el Programa Metropolitano Quito Cultura Viva, a través de su proyecto CINE Q, y el Consejo Nacional de Cinematografía (CNCINE), efectuará una serie de conversatorios abiertos al público con cineastas, actores y demás personas de la industria cinematográfica nacional.

En estos espacios se abordarán desde distintas perspectivas las temáticas de cada película, con el objetivo de que el público pueda reflexionar sobre la ciudad que habita y sus imaginarios.

El viernes se proyectará la primera película en el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC)La Roldos, a las 11:00. ‘Esas no son penas’ es la producción elegida para el foro ‘Quiteñas bonitas: Conflictos femeninos en la ciudad’, en el que la directora Anahí Hoeneisen planteará las características de los conflictos de vivir en una ciudad como Quito desde la perspectiva femenina. Ese mismo día, en el CDC Atahualpa, a las 16:00, el actor Gabino Torres  se basará en la película ‘A tus espaldas’ para crear un diálogo sobre la inseguridad, comodidad y servicios de la ciudad. El actor León Felipe Troya, quien fue parte del elenco de la película ‘La llamada’, hablará sobre la problemática de la movilidad en el CDC La Roldós, a las 17:30.


‘Quito en el Cine’ continuará el próximo sábado, lunes y martes en los centros de Tumbaco, La Roldós y Calderón con películas como: ‘Alegría de una vez’, ‘Entre Marx y una mujer desnuda’, ‘No robarás (a menos que sea necesario)’, ‘Ratas, ratones y rateros’, ‘Cuando me toque a mí’, y otras. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: