Justicia incorpora la inteligencia artificial

- 10 de febrero de 2019 - 00:00

En algunas ciudades de Estados Unidos ya se aplica la tecnología en ciertos casos, también en Europa. En Latinoamérica la inclusión es paulatina.

Que un robot litigue en un juicio o que se tome en consideración un software para dictar una sentencia ya no es una escena de películas de ciencia ficción, es real y se da luego de que la inteligencia artificial se incorpora en la Función Judicial.

En al menos 10 estados de EE.UU. se utiliza el software Compas, que es producido por una empresa privada,  informa la agencia DW.com.

El cálculo del riesgo se basa, entre otras cosas, en un cuestionario y en los antecedentes penales. Algunos expertos alegan que el algoritmo calcula mayor riesgo de reincidencia si el acusado es negro. No obstante, otros estudios cuestionan esta alegación.

“Esta suposición proviene del hecho de que los datos en los que se basa el cálculo de riesgo están sesgados”, dice Sofía Olhede, profesora de estadística de la University College London, quien trabaja actualmente  con una comisión para determinar cómo se utiliza actualmente la inteligencia artificial en el sistema judicial británico y cómo se puede mejorar su uso en el futuro.

El hecho de que los algoritmos recurran a los antecedentes penales puede ser beneficioso para algunos, dice Nikolaos Aletras.

Aletras, con sus colegas, desarrolló un software que, en cuatro de cinco juicios, emitió el mismo veredicto que los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Para desarrollar el sistema se compararon los documentos con críticas cinematográficas.

Esta realidad, que tiene detractores y adeptos, no se da solo en países europeos o norteamericanos, sino también en latinoamericanos, como Brasil.

En 2018 el Supremo Tribunal Federal Brasileño (STF) instaló una herramienta de inteligencia artificial, bautizada como Victor, que lee todos los recursos extraordinarios que se suba al sistema del STF e identificará cuáles están vinculados a determinados temas de repercusión general. 

De acuerdo con el Supremo, esta acción representa una parte de la fase inicial del procesamiento de los recursos en el tribunal e implica un alto nivel de complejidad en el aprendizaje de máquina, publica el portal Tech Target.

“Se trata del mayor y más complejo proyecto de IA del Poder Judicial y, tal vez, de  la administración pública brasileña”, subraya la  ministra del Supremo, Cármen Lúcia.

¿Es factible en Ecuador?
Para el jurista Héctor Ulloa esta realidad que se aplica en el mundo está un poco distante para Ecuador.

“El programa es que aquí la máquina puede ser programada para que emita ciertos criterios y eso pondría en duda una decisión. Esto más cuando el sistema judicial es susceptible del empoderamiento político”, esta es la principal razón para que no sea factible, según Ulloa, la aplicación de un sistema.

Sin embargo, resalta que será interesante que sirvan de asistentes para que un jurista tenga todas las herramientas estadísticas para exponer en un caso.

Resalta que siempre será una persona la que debe dirimir y defender a una persona, no lo puede hacer un programa, porque hay condiciones que no se pueden sustituir. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: