El virus del papiloma humano es más persistente a partir de los 35 años, según expertos de Vithas

Los profesionales sanitarios sostienen que el papiloma "en muchas ocasiones es asintomático".
23 de febrero de 2021 09:30

Expertos médicos de Vithas aseguran que el papiloma humano (VPH) es "más persistente" a partir de los 35 años y que contempla una concentración total de 200 virus, de los cuales, 40 de ellos afectan a la zona de los genitales, tanto masculinos como femeninos.

Se trata de una enfermedad que suele transmitirse a través de las relaciones sexuales y, en algunos casos, a través del contacto piel con piel. Es por ello por lo que la vacunación "resulta necesaria, pero debe completarse con otros métodos de protección", tal y como señala el doctor Enrique Tomás, ginecólogo del Hospital Vithas Medimar.

"En contra de lo que a veces se piensa, en los primeros 30 años es fácil adquirirlo y fácil eliminarlo en un plazo de dos años". No obstante, asegura que "a partir de los 35 años la persistencia de la enfermedad es mayor".

Asimismo, los profesionales sanitarios inciden en que el cáncer de cérvix es uno de los tipos de cáncer "más comunes" en los que deriva el VPH, aunque "no el único", ya que también puede desarrollar cáncer de garganta, de boca, de ano, de pene, de vagina o de vulva.

Igualmente, los profesionales sanitarios sostienen que el papiloma "en muchas ocasiones es asintomático", por lo que "solo resulta diagnosticable con PCR, citología o colposcopia, por lo que las revisiones médicas son más que necesarias".

Respecto a la protección, una de las posibilidades es la vacunación antes de las primeras relaciones sexuales, cuyo mejor momento se sitúa sobre los 11-12 años.

"Por otro lado, conviene evitar las relaciones de riesgo, el preservativo protege solo en el 70% de la infección y, en tercer lugar, las revisiones ginecológicas periódicas", añade el doctor Tomás.

Por último, el experto explica que algunos síntomas que pueden alertar su presencia es el sangrado vaginal en las relaciones sexuales, y que "en muchas ocasiones", es asintomático, por lo que "solo resulta diagnosticable con PCR, citología o colposcopia".

"Se debe de poner la vacuna antes del inicio de la actividad sexual y después, en el caso de tener relaciones se riesgo. Si hay presencia de VPH desde joven y no se ha eliminado, puede persistir y provocar lesiones, por lo que debe realizarse controles y vacunarse", concluye el doctor. (I)

Te recomendamos

Las más leídas