El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Malagradecidas

Ser mujer en este país duele. Conocimos el caso de niñas de Puerto Quito violadas por familiares.
27 de febrero de 2021 03:09

También los medios anunciaron que la Fiscalía recibió 518 denuncias de violencia de género, y que las víctimas reclaman ayuda y no son atendidas. Ser mujer en Ecuador fue escuchar como, en primera vuelta, algunos de los candidatos a la Presidencia de la República afirmaban que los temas sociales iban detrás de los económicos y como otros, en cambio, tomaron la bandera del feminismo a conveniencia; pocos fueron los que plantearon acciones y planes a favor de las niñas y mujeres del Ecuador.

Guillermo Lasso, a través de un tuit, lamentó lo sucedido en Puerto Quito, habló de mejorar el acceso a la justicia, de penas máximas y de acompañamiento sicológico. Este mismo día muchas activistas feministas y lideresas de opinión recibieron en su bandeja de entrada de sus redes sociales o por WhatsApp una invitación por parte del equipo del candidato de CREO para integrar un focus group que permitiría armar alguna propuesta en temas feministas. BOOM. Rechazo de las feministas a la invitación. BOOM. ‘a las feministas no hay tusa que les calce’. BOOM. ‘malagradecidas’.

Yo soy fan del diálogo. Fan. En serio. Creo plenamente que el debate enriquece la política y promueve consensos porque en democracia es lo correcto. Pero el improvisado acercamiento del equipo de Guillermo Lasso genera desconfianza y no es para menos, conocemos la clara postura del candidato de CREO acerca de los derechos sexuales y reproductivos. De hecho, no solo conocemos eso, sabemos de los bloqueos que ha tenido la lucha por nuestros derechos por parte de su partido. Conocemos también lo que piensa su candidato a vicepresidente acerca de la población LGBTI. ¿Realmente les sorprende el rechazo?

¿Ya pidieron disculpas a las niñas y mujeres víctimas de violencia sexual que ahora son madres porque el aborto por violación continúa siendo un delito gracias a que en 2018 no pasó el proyecto de ley? ¿Borrero ya se disculpó por su indolente comentario a la comunidad LGBTI? ¿Ya comunicaron su rechazo a los comentarios clasistas y racistas que se dan constantemente en redes por parte de quienes defienden su candidatura? Esta invitación es un manotazo de ahogado y pueden pararse de cabeza para hacernos creer que no es así, pero se ve así. Tuvieron años para contactar a expertas en Derechos Humanos, en feminismos, en comunicación con perspectiva de género y a lideresas de opinión. Años. Contactarnos a semanas de la segunda vuelta suena a estrategia mal planteada. Somos ‘malagradecidas’ por no querer ser parte de un plan donde nos incluyeron a última hora. Donde es probable que todo quede para la foto y las niñas y mujeres continuemos peleando derechos en las calles porque el Estado no nos regresa a ver.

Repiten que ‘no hay tusa que nos calce’ por no aceptar las migajas de atención de uno de los candidatos. Los derechos que hemos conquistado las mujeres nunca han sido regalados y no tenemos que agradecer que un hombre quiera hablar de eso con nosotras. Es su deber como candidato a la presidencia compartir sus posibles políticas acerca de violencia de género. Era el deber de su campaña. No voy a agradecer algo que tuvo que ser prioridad desde el día uno que decidió querer ser el líder de este país.

Como fan del diálogo que soy, como comunicadora y activista les recuerdo a los candidatos que la improvisación en los acercamientos a los grupos ‘contrarios’ no es el camino. Asuman la responsabilidad de incluir en sus equipos a expertas en temas de género y de diversidad, propongan acercamientos planificados y menos mediáticos (si realmente les importa) y empiecen a asumir sus errores y pedir disculpas. Quizá ahí nos sentemos todas y todos, porque el diálogo siempre está bien, el oportunismo no.

Te recomendamos

Las más leídas