El covid nos recuerda otras amenazas

Ante la falta de antibióticos las infecciones respiratorias terminaban por ser mortales.
05 de marzo de 2021 06:00

Propio al ejercicio de mi especialidad me encontré revisando la Revista Europea de Radioterapia y Oncología, en su volumen de abril del 2020, un pequeño artículo escrito por Charles Kirkby y Marc Mackenzie, donde indicaban un breve justificativo del por qué se podría utilizar la radioterapia (comúnmente empleada contra el cáncer), en los pacientes con neumonía grave generada por el covid-19.

En dicha lectura identifiqué datos que me alarmaron, pues justificaban esa posibilidad de tratamiento en los análisis de series históricas de pacientes con neumonías, tratados con irradiación de sus pulmones en la era pre-antibiótica. Para la primera mitad del siglo XX los antibióticos no se desarrollaban y muchas de las infecciones respiratorias generadas por bacterias que hoy en día son perfectamente tratables terminaban por ser mortales, debido a la incapacidad de contar con una cura, semejante a lo que vivimos hoy por causa de la pandemia.

En esa época sin embargo se experimentaba mucho con radiaciones para tratar diferentes padecimientos del ser humano (estaba en pleno auge la experimentación con elementos radioactivos y máquinas de rayos X, y se desconocía de los peligros que esto significaba para la vida y la salud). El hecho que me erizó la piel fue ver la amplia variedad de agentes bacterianos que provocaban neumonías (perfectamente tratables hoy en día), que fueron incluidos en los estudios con radiaciones debido a que no tenían más opciones.

En teoría lo que termina matando a las personas con covid-19 es la grave reacción inflamatoria que se produce en sus pulmones por la infección, y lo que las dosis ultra bajas de radiación hacen, es frenar ese proceso inflamatorio. Este fundamento y la recolección de antigua evidencia llevó a que tanto en los Estados Unidos cuanto en Europa, se autoricen ensayos clínicos para probar esta terapia en los pacientes graves con neumonía por covid-19.

Aun así se probara su efectividad su utilidad sería muy poca, esto debido a que existen menos unidades de radioterapia en el mundo de las necesarias para tratar un contexto tan masivo como el que vivimos. Sin embargo seguimos en espera de los resultados de dichos ensayos.

Esta experiencia también debe recordarnos un enemigo que ha ido creciendo en los últimos años y del que el covid-19 ha desviado nuestra atención, y es la resistencia microbiana a los antibióticos (generada principalmente por un uso poco racional de antibióticos y por la automedicación), de seguir creciendo este problema llegaremos a vivir neumonías bacterianas que, Dios no quiera, tengan como única alternativa la radioterapia.

* Raúl Puente Vallejo, médico radioncólogo (investigador-Docente UIDE)

Te recomendamos

Las más leídas