¿Cómo afecta la pandemia a los cuidados paliativos?

En Ecuador el área de cuidados paliativos ha sido olvidada y muy poco tratada.
05 de marzo de 2021 00:00

Las atenciones paliativas son cuidados que proponen mejorar la calidad de vida en pacientes con diagnostico terminal. La mayoría de las enfermedades que lo requieren son crónicas como el cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias o cardiovasculares. Este procedimiento alivia dolores y sufrimientos físicos, psicológicos y/o espirituales. Se trata de un tratamiento integral que requiere de un equipo de profesionales que acompañen a los enfermos y a sus cuidadores.

Según la Organización Mundial de la Salud, dichos cuidados paliativos están reconocidos expresamente en el contexto del derecho humano a la salud, ya que es una obligación ética respetar la dignidad de las personas.

Lastimosamente, en Ecuador el área de cuidados paliativos ha sido olvidada y muy poco tratada. Para empezar, la oferta en maestrías de este tipo de cuidados es casi inexistente, hasta el 2018 tan solo había 4 posgrados en el país. Además, solo existen 22 espacios a nivel nacional que ofrecen cuidados paliativos a los pacientes que lo requieren.

La falta de especialistas, instituciones y de medicamentos para aliviar dolencias no ha permitido el avance en la implementación de una buena política de salud en los centros hospitalarios.

Tampoco existen cifras oficiales que detallen la cantidad de personas que requieren de cuidados paliativos. En 2018 la Clasificación Internacional de Enfermedades dijo que alrededor del 24,6% de pacientes que mueren necesitan estos cuidados. Sin embargo, por el covid-19, la necesidad por cuidados paliativos aumentó.

A inicios de la pandemia, la Organización Panamericana de la Salud, alertó que en países que no tuvieran cuidados paliativos integrados, el sufrimiento serio se incrementaría. Esto se debe a que las prioridades y recursos deben modificarse para mitigar los efectos del virus. Por lo que el acceso para las personas con enfermedades que los hacen vulnerables es mínimo. Una gestión urgente en este tema beneficiaría al sistema de salud en estos momentos ya que una asistencia paliativa temprana reduce las hospitalizaciones innecesarias y el uso de sus servicios.

A estas falencias se le suman la cantidad de pacientes de covid-19 a una fase terminal en la que solo se pueden proporcionar estos cuidados. Claro que en este tipo de pacientes se le agrega el factor de distanciamiento.

Antonio Ramos, director del máster en Cuidados Paliativos de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia San Juan de Dios-Comillas, dice: “En esta situación de pandemia, en la que a muchos pacientes y familias se les ha privado del derecho a la despedida, sin la celebración de rituales, sin apenas presencia en los funerales, o directamente sin ella, se hace imprescindible un buen apoyo emocional”.  Por lo cual con más razón se debe asegurar a los familiares acompañamiento al paciente por parte de los profesionales de la salud. (I)

 

Te recomendamos

Las más leídas