Rediseño urbanístico, una iniciativa que toma fuerza en el mundo

En Quito se aplicará este nuevo modelo de visión urbana. ¿En qué consiste?
04 de marzo de 2021 06:55

Avenidas con ocho carriles, semáforos, ruido, polución y caos quedaron en el pasado. En los últimos años surgió una iniciativa global para rediseñar la red vial de las grandes urbes y romper con un modelo establecido durante varias décadas. La Organización Bloomberg lidera un programa para convertir a las calles en un espacio amigable, seguro, confiable y en donde se priorice al transeúnte.

El Telégrafo conversó con la directora de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Global Vial de la Asociación Nacional de Autoridades Municipales de Tránsito (NATCO - GDCI por sus siglas en inglés), Skye Duncan, sobre la importancia de concienciar a la sociedad respecto a un nuevo tipo de movilidad. Por ejemplo, en el barrio de La Magdalena, en el sur de Quito, el Municipio de Quito y la Organización Bloomberg entregarán en los próximos días un proyecto de urbanismo táctico que abstrae ejemplos de otras urbes del mundo.

La idea es garantizar seguridad vial, así como promover el uso de bicicleta, veredas accesibles para personas con discapacidad y reducir el tiempo dentro de un vehículo, según explica Duncan.

En Europa hay buenos ejemplos de aplicar estas prácticas de rediseño del tráfico, como Vision Zero en Suecia. ¿Qué hace falta en Latinoamérica? ¿Qué casos exitosos existen?

La resistencia al cambio es común en el mundo. Las ciudades europeas también son carro céntricas en muchos lugares, y podemos encontrar ejemplos tanto positivos como negativos.

Hay grandes ejemplos que están surgiendo en Latinoamérica, en ciudades como Bogotá, Buenas Aires, Fortaleza, Lima o Santiago, por nombrar algunos. Ninguna ciudad en el mundo es perfecta, pero podemos tomar los mejores ejemplos para aplicarlos en nuestro contexto local. Podemos esforzarnos en ofrecer opciones viables en lugar de autos privados, que generalmente son solo disponibles para las élites, y podemos trabajar en asegurarnos que las calles y las opciones de movilidad sean seguras, estén conectadas y accesibles para todos, sin importar edad, clase social, educación, etc. Las calles que ayudan a las personas y funcionan mejor, incluso respaldan más a la economía.

¿Cuál es la razón principal para los gobiernos no implementen diferentes mecanismos en el rediseño de las ciudades?

Quizás pueda parecer difícil, desalentador, caro y más sencillo mantener lo que se ha hecho por décadas. Sin embargo, esto ha generado que nuestras ciudades afronten crisis globales como la inactividad física, el aire contaminado, el impacto climático y deficiencias en la seguridad vial. Seríamos inocentes si pensamos que estos problemas no se empeorarán si continuamos haciendo lo mismo.

Hay oportunidades increíbles para:

- Actualizar nuestras caducas políticas y guías de diseño urbano, escritas hace décadas, (que imposibilitan aplicar nuevas prácticas).

- Desarrollar la capacidad de acción entre agencias y gobiernos, junto a profesionales, estudiantes, colegas en administración de trafico y periodistas.

- Implementar proyectos de transformación de las calles que muestren nuevas posibilidades de redistribución del espacio. Estos proyectos, rápidos y de bajo costo, ofrecen oportunidades para relacionarse con la comunidad y permitir que las personas observen resultados.

El rediseño urbanístico es muy importante y debe ser el futuro de las ciudades. Sin embargo, ¿Cree que igual se necesitan grandes avenidas, con varios carriles, para las zonas periféricas, como una forma de acceso a los suburbios?

Los suburbios también son parte de las ciudades, pero la tendencia del uso único de la tierra y de comunidades dispersas en las afueras de las ciudades , lastimosamente no es sostenible.  Lo único que logra es empujar a la gente lejos de los trabajos y de servicios indispensables, además de aumentar el tiempo de traslado. Impacta desproporcionadamente en las personas con menos recursos.

Por eso es crucial que para enfrentar estos problemas se necesita proveer de nuevas opciones de movilidad y mejorar el servicio de tránsito o rutas hacia los suburbios. Al hacerlo, en simultáneo hay que repensar nuestras políticas de transporte y planificación para la tierra y la distribución de densidad.

¿Estas iniciativas para rediseñar urbanísticamente las ciudades, como se lo hace en otras partes del mundo, es aplicable en lugares como Quito, cuya geografía es muy distinta a la de una urbe del llano?

Ciudades con geografía única y desafiante pueden provocar obstáculos para conseguir una accesibilidad completa, pero también son las que presentan las soluciones más innovadoras. Por ejemplo, América Latina lidera en los sistemas de teleféricos para barrios en zonas elevadas.

Hay que mantenerse enfocados en caminos libres para transeúntes, rampas de accesibilidad y escaleras seguras. Todo esto ayudará a tener una red más completa. Al igual que la tecnología evoluciona y los precios para aplicar estos cambios son más costeables, seguiremos encontrando soluciones para acceder a barrios y puntos clave de manera accesible.

¿Qué tan importante es la educación dentro de la culturización de la población para concebir calles y avenidas diferentes?

La educación en los miembros más jóvenes de la sociedad es muy importante. Enseñar a los niños a montar y dominar la bicicleta en el día a día o a jugar patios de recreación vial, por ejemplo, les ayudará a ver estas actividades como algo normal.

También deberíamos enseñar a los jóvenes sobre la cantidad de problemas relacionados con una ciudad planeada de forma carro-céntrica. Nuestras calles rediseñadas deben ser inherentemente seguras e intuitivas. La educación de los niños es importante, pero necesitamos educar, informar y empoderar a los adultos.

¿Patios de recreación vial, de qué se trata?

Son espacios dedicados a los niños y las familias para que aprendan las reglas de tránsito de una manera divertida y en un lugar seguro. Son buenas para scooters, bicicletas, sillas de ruedas o a pie. Se las puede implementar en parqueaderos vacíos o patios de escuela.

¿Cree que la pandemia del covid-19 ayudó a reducir los problemas viales?

La pandemia alteró cada aspecto de la vida urbana durante los primeros meses de confinamiento. En respuesta a la coyuntura, las autoridades de transporte municipal en todo el mundo implementaron rápidamente nuevos diseños de las calles y administraron herramientas para garantizar la movilidad de las personas que laboraban en áreas esenciales, o ciudadanos que se trasladaban hacia supermercados para abastecerse. Hubo énfasis en asegurar que al interior del sistema de transporte se respetara el distanciamiento social. A través del programa ‘Calles como Respuesta y Recuperación de la pandemia’, elaborado por NACTO-GDCI, direccionamos el rumbo de las ciudades en estos meses. (I)

Te recomendamos

Las más leídas