El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.12/Jun/2021

Sociedad

Tendencias
Historias relacionadas

¡Cancelado!

La cultura de la cancelación nace en Twitter con el objetivo de denunciar actos graves.
13 de marzo de 2021 00:00

Después de una columna publicada en el New York Times, en redes sociales inició un debate sobre la necesidad de cancelar a la caricatura de Pepe Le Pew, el zorrillo de Warner Bros., por normalizar el acoso y la violación. La conversación se dividió entre quienes creen que debe cancelarse a la caricatura y los que piensan que se está exagerando. Sin embargo, ¿qué es y qué implica la cultura de la cancelación?

La cultura de la cancelación, en redes sociales, nace en Twitter con el objetivo de denunciar actos graves ejecutados por personajes públicos y poderosos, además de mostrar solidaridad al combatir injusticias y como protesta a la falta de respuesta de la justicia ordinaria. La cancelación consiste en exponer, retirar el apoyo y boicotear al cancelado.

La cancelación sirvió a los colectivos sociales para generar impacto y solidarizarse, sin embargo, varios estudios indican que la “cultura de la cancelación” ha mutado, provocando que todo pueda cancelarse. Por ejemplo, los fans cancelan a las celebridades por usar ropa que no les gusta. Otros cancelan con superioridad moral y corrección política a quienes no comparten su opinión.

La cancelación se convirtió en una cacería de brujas, incluso para inocentes. Hace cinco meses un profesor francés fue decapitado luego de una campaña de desprestigio en redes sociales que lo tildaba como racista. Todo inició cuando una de sus alumnas, de 13 años, lo acusó de racismo en contra de los musulmanes. La denuncia que el padre de la niña hizo en redes sociales se viralizó. El mensaje llegó a un joven radical que decapitó al maestro. Esta semana se descubrió que la menor mintió sobre el profesor para que sus padres no supieran que fue suspendida en su colegio.

Si todo se puede cancelar, incluso por mentiras viralizadas, la exposición de injusticias y casos graves pierde fuerza. La cancelación, como en el caso del profesor francés, trae consecuencias reales y demuestra que lo que hacemos en la web sí importa.

Contenido externo patrocinado