Reino Unido prohibirá autos a diésel y gasolina

- 29 de julio de 2017 - 00:00
Los planes promoverán la modificación de buses y otros medios de transporte para que contaminen menos.
Foto: cortesía

Las autoridades impondrán gravámenes a los vehículos a diésel más contaminantes desde el año 2020.

Reino Unido prohibirá a partir de 2040 la venta de vehículos que funcionen con diésel o gasolina, incluidos híbridos y furgonetas, con el fin de combatir la polución del aire y evitar riesgos para la salud de los habitantes.

El gobierno de Theresa May adoptó la medida más drástica contra la polución que se ha visto hasta el momento en el territorio. Los camiones, las motocicletas y los vehículos agrícolas son los únicos que por el momento parecen librarse de la medida.

El anuncio fue hecho por el secretario de Medio Ambiente, Michael Gove, quien dio a conocer la noticia dos semanas después de que Francia reveló su estrategia para convertirse en un país neutro en carbono poniendo fin a la venta de automóviles con combustibles fósiles, también para 2040.

El Gobierno británico tiene previsto invertir $ 1.040 millones en tecnología sin conductor y sin emisiones y ha sentado las bases para otorgar $ 320 millones en investigación de tecnología de baterías.

Las autoridades locales serán las encargadas de imponer gravámenes a los vehículos de diésel más contaminantes a partir de 2020. El plan instará a las autoridades regionales a  instalar filtros en vehículos a diésel, a cambiar la configuración de las vías de circulación y eliminar los badenes de velocidad.

Gove reveló la medida para mejorar la calidad del medio ambiente. Un informe del Gobierno concluyó que la contaminación provoca la muerte de 40.000 personas anualmente en Reino Unido. “Les pedimos a las autoridades que propongan soluciones imaginativas para estas propuestas que presentamos”.

Los planes a nivel local incluyen modificar autobuses y otros medios de transporte para hacerlos más limpios y reprogramar los semáforos para mejorar la circulación. En Londres se impondrá, a partir de octubre, una tasa especial, la cual cobrará diariamente $ 13 a los vehículos más contaminantes que circulen por el centro de la ciudad.

Según Gove, la polución del aire es el mayor riesgo para la salud pública en Reino Unido. “Este gobierno está determinado a tomar acciones lo más rápido posible”.

Sin embargo, la Asociación de Fabricantes y distribuidores de vehículos de motor advirtió que, a menos que el gobierno incentive el paso a los eléctricos, la medida podría dejar sin empleo a 800.000 personas. “Actualmente, la demanda por vehículos alternativos   crece, pero sigue en niveles muy bajos”, afirmó Mike Hawes, director de la asociación.

“El sector quiere medidas positivas que les den a los consumidores incentivos de compra de esos vehículos. Podríamos dañar la exitosa empresa automotriz de Reino Unido si no le damos suficiente tiempo para que se ajuste a los cambios”, agregó.

La nueva tendencia mundial hacia los vehículos eléctricos creará impacto en el sector (grandes petroleras perjudicadas por la caída de la demanda de gasolina y fabricantes de bujías y de inyectores de combustible, cuyos productos no son necesarios en los carros eléctricos).

En Reino Unido, la medida se debe en parte a la estricta normativa de emisiones de la Unión Europea (UE) que el país debe seguir pese a su salida prevista del bloque.

Los fabricantes ya se adaptan a la nueva realidad. Volvo AB, el fabricante de coches sueco, anunció el fin del ‘coche con motor de combustión exclusivo’ y adelantó que para 2019 sus automóviles tendrán un motor eléctrico.

BMW AG indicó que fabricará una versión eléctrica de su emblemático minicompacto en una planta automotriz en Oxford, en el centro de Reino Unido.

“El gobierno está en lo correcto al poner una fecha de caducidad a los motores sucios de gasolina y diésel, pero 2040 es tarde”, afirmó Areeba Hamid, activista de Greenpeace UK. “Los fabricantes de automóviles  anunciaron su intención de alejarse de los combustibles fósiles a finales de esta década. Alemania, la India, los Países Bajos y Noruega están considerando prohibiciones para 2030”. (I)

Datos

El grupo ambientalista ClientEarth dio la bienvenida al anuncio del Gobierno británico, aunque informó que aún se precisan más detalles sobre el plan.

En junio pasado, Francia tomó la decisión histórica de prohibir la venta de coches de gasolina o diésel a partir del año 2040.

La India confirmó un plan más ambicioso para librarse de los vehículos de gasolina y a  diésel para 2030.

Santiago de Chile creó un decreto que prohíbe la circulación del 20% del parque automotor de la ciudad, unos 300.000 vehículos y el uso de estufas de leña y sus derivados.

En Madrid, a partir de 2020 se limitará el aparcamiento en el centro de los vehículos sin una etiqueta ambiental de la DGT. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: