El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.12/Jun/2021

Economía

Tendencias
Historias relacionadas

El próximo año se expondrán las 25 mejores ideas ecuatorianas

Los juguetes inclusivos eliminan la discriminación de forma lúdica

En Ecuador existen peluches que educan sobre males como diabetes y autismo. Cadenas internacionales también elaboran muñecos con discapacidad física.
12 de diciembre de 2016 00:00

En un bote de lata hay figuras de colores, materiales para realizar manualidades y un tutorial para descargar una aplicación en un dispositivo móvil. La app recopila vídeos informativos para aprender técnicas de pintura y reconocer artistas ecuatorianos.

Los padres -según lo que dibujen sus vástagos- podrán conocer el estado emocional de sus hijos gracias al manual guía que viene con este producto llamado  Manuart.

El juego didáctico inclusivo está dirigido a niños depresivos, con síndrome de Down o autismo.  La estudiante de diseño María Gracia Reinoso lo elaboró con asesoría de psicólogos y profesores.

El niño -añade- desarrolla las habilidades y mejora la motricidad fina y gruesa, usa los colores y enriquece su vocabulario.  Hace un año fue premiado por Citi Microemprendedor del año (CMA).  

Las compañías, a nivel mundial, han empezado a desarrollar juguetes que abordan el tema de la discapacidad: muñecos con sillas de ruedas, hadas ciegas, genios con audífonos y princesas con andador. Mattel y  Hasbro son dos cadenas que han apuntado a esta temática.

En Chile una empresa ya diseña muñecos con rasgos de menores de edad con síndrome de Down.

Según la psicóloga Hipatia Mendoza, de Hospital Universitario, el uso de estos productos permite que el niño con impedimentos se adapte a su condición.  “De una manera lúdica se incorporan en sus esquemas mentales, los cuales son diferentes, pero no los hace menos”.

Asimismo, los menores que no están en esa condición reflexionarán sobre las discapacidades. Esto, -asegura- evitará las burlas o la humillación por ser diferentes.
La psiquiatra María Luisa Meneses, del Hospital Guayaquil, indica que estos juguetes inclusivos son una representación de la discapacidad, porque se logra la aceptación. “Vemos que a través de un juguete hay menos discriminación en diferentes campos”.

Leonela Andrade, que tiene discapacidad visual, enseña a sus dos hijas a tratar a las personas iguales que a ella. Considera necesarios los juguetes educativos, pues ayudan a no ver con extrañeza a quien presente diferencias físicas.

Hace tres años, en cambio  Maritza Martínez, quien tiene una hija con síndrome de Down le compró una muñeca con similares rasgos que se originan de la enfermedad. “Desde que la vio se convirtió en su juguete preferido. Es como si sintiera que ella no es la única en ser así”, asegura Martínez, quien es directora del centro Sensory Kids Company.

La psicóloga Ninoska Franco, del Hospital Teodoro Maldonado, sugiere a los padres que cuando obsequien a sus hijos un juguete de este tipo deben explicar por qué no tienen una extremidad o usa silla de ruedas, audífonos y otros rasgos de su apariencia.

Franco recuerda que en la niñez le dieron un muñeco con los rasgos de un menor con síndrome de Down, pero descubrió su significado recién cuando creció.

Para el psicólogo Jorge Escobar, es incorrecto que a un niño con discapacidad le regalen un muñeco con similares características. “Sería interesante que en las guarderías o en las escuelas los niños jueguen con todos y aprendan a ver la diversidad. Solo así aprenderán a respetar a quienes son diferentes”.

Otro juguete que salió del concurso del CMA es el peluche Mache el Mapache, que hace un recordatorio a los niños con diabetes. David García, su creador, detalla que el objetivo es representar la enfermedad de manera didáctica para que así los pacientes no se sientan marginados por otros debido a su condición. “Buscamos que ellos entiendan, no les causa terror ver una aguja”.

García, quien es estudiante de diseño asegura que a través del peluche los menores aprenden a manejar su condición de diabéticos, a controlar la alimentación, la glucosa y a inyectarse insulina.

Roberto Grandes, Gerente Senior  de Junior Achievement (JA) Ecuador -organización a cargo del CMA- dice que en 2017 harán la tercera feria de juguetes, donde expondrán las mejores ideas inclusivas. Esta feria está orientada a solventar problemáticas sociales como la discapacidad. “El juguete tiene que ser factible, comerciable y efectivo. No se busca que sea uno tradicional, sino inclusivo”. (I)

Contenido externo patrocinado