Medios

Los periódicos, ¿destinados a ser objetos de lujo en un museo?

- 17 de marzo de 2016 - 00:00

Menos lectores, reducción de publicidad... todo indicaría que los diarios apagarán sus imprentas para llegar a otro lector.

Imagine una tertulia nocturna, como aquella que Woody Allen describe en su película Medianoche en París. En esa escena estaban en un mismo lugar y alejados por siglos de diferencia Víctor Hugo, Jean Paul Sartre, Zelda Fitzgerald, Julio Cortázar, y Ernest Hemingway.

En esta reunión imaginaria el fallecido Gabriel García Márquez explicaría cómo aún el periodismo es el mejor oficio del mundo. “Un avance importante en este medio siglo es que ahora se comenta y se opina en la noticia y en el reportaje, y se enriquece el editorial con datos informativos”, diría el Gabo.

A su lado, un enojado Ryszard Kapuscinski refutaría que antes los periódicos eran mejores, “los reporteros al estilo clásico son ahora una minoría. La mayoría no sabe ni escribir, en sentido profesional, claro. No tiene problemas éticos ni profesionales, ya no se hace preguntas”.

Y en una esquina acompañado de un cigarrillo, Umberto Eco diría que el Twitter es la nueva cantina de borrachos, “las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas...No estoy seguro de que  haya mejorado el periodismo, porque es más fácil encontrar mentiras en internet que en la agencia Reuters”.

En otra mesa se encontraría Jeff Bezos, fundador de Amazon y dueño desde 2013 del diario The Washington Post. Con su traje negro impecable diría que los medios impresos están “condenados a ser artículos de lujo como piezas de museo”.

¿Se harán realidad los pronósticos del magnate estadounidense? Desde la irrupción de internet, los Smartphones y las tablets, las noticias salieron de las páginas impresas. Se trasladaron a nuevos formatos y ahora incluyen mapas interactivos y especiales multimedia. A esto se suma la caída de suscriptores y publicidad.

Una de las primeras alertas fue en 2006 cuando el diario The New York Times anunciaba medidas de austeridad. Redujo el 5% del salario de sus empleados y recurrió a la billetera de Carlos Slim, que hoy es su principal accionista.

En 2015 se esperaba el funeral del NYTimes, pero a cambio se anunció una reestructuración luego de que su primera estrategia digital no había funcionado.
En 2009, el Washington Post anunciaba el cierre de sus oficinas regionales. En 2011, un diario gratuito catalán ADN ponía llave a sus puertas. Ese mismo año el diario sensacionalista News of the World dejaba el papel por escándalos de espionaje.

Un año después, en 2012, la revista NewsWeek abandonaba la versión impresa luego de 80 años, para “ser digital”. En junio de 2014, un periódico ecuatoriano confirmó la tendencia. Diario Hoy apagó la imprenta luego de 32 años.

Este año, el 26 de marzo para ser exactos, llegará a los kioskos el último  número del diario The Independent. “La industria editorial está cambiando, y son los lectores los que protagonizan ese cambio”, dijo Evgeny Lebedev, propietario del medio al anunciar su decisión de circular solo en la web.

Hace dos semanas, el director Antonio Caño publicó una carta abierta en la redacción de El País explicando el norte del periódico. Lo digital será prioridad, “empiezo a tener la impresión de que el paso del papel a lo digital es solo uno y no el más grande de los muchos pasos que los periódicos tendremos que dar hasta alcanzar nuestro verdadero espacio futuro”.

¿Por qué el debate es digital-papel? ¿Por qué no es el modelo de periodismo, el papel de los lectores o las rutinas de producción?, se pregunta el antropólogo y periodista español Miquel Pellicer.

“A los periodistas nos debería importar menos los formatos. Lo importante es hacer periodismo y potenciar nuestras habilidades en diferentes ámbitos y modelos”, responde a EL TELÉGRAFO vía mail.

Para él, lo importante es que sobreviva el periodismo y no los productos, ya sea impresos o digitales. Cree que se continuarán editando aquellos medios que entiendan mejor los modelos de negocio, usos y los lectores.

Precisamente esos lectores de hoy son diferentes: son productores de contenidos a través de una webcam, una cuenta en Youtube o una fotografía en Twitter. “El periodismo en América Latina debe ser innovador en formatos multimedia. Cada diario debería tener un departamento de Innovación y Desarrollo para probar ideas, proyectos y herramientas”.

¿Cómo seducir a los lectores actuales? La generación millenial de los nacidos desde los años 80 hasta 2000 ha tenido, como mínimo desde los 14 años, la experiencia de la web y, gradualmente, de las redes sociales y de los dispositivos móviles. Allí nace la primera diferencia, explica el profesor de la Universidad de Navarra (España), José Luis Orihuela.

Los medios, como El País, el Times o el propio TELÉGRAFO, deben comprender que los ‘millenials’ (con capacidad de compra y un trabajo fijo) aprendieron a leer en pantallas. “A esa generación no se puede llegar con el discurso unidireccional y asimétrico de los medios de masas, hay que ir a buscarlos a las comunidades de las que forman parte, y hay que llevarles una propuesta de valor renovada, adaptada y no invasiva”.

Orihuela, autor de Los Medios después de internet, asegura que la BBC, The Guardian y la revista The Economist son un buen ejemplo de la transición del impreso a la web. “El factor común es la formulación de una estrategia en la que se entiende lo digital como parte de la estructura del medio y no como una plataforma periférica”.

Tanto Orihuela como Pellicer coinciden en que el periodismo como tal no morirá, pero sí cambiarán los formatos en papel. En un futuro tendrán menos páginas, con otra periodicidad o se mudarán a dispositivos flexibles simulando el sonido del pasar de las hojas. El propio Bezos le habría dicho a Gabo y Kapuscinski en aquella tertulia imaginaria, lo que antes mencionó en una entrevista al diario ABC: “Todavía habrá cabida para el periodismo de calidad, este no va a desaparecer”. (I)

------------------------------------------------------------------------

El uso social de internet es una prioridad en el país

Los ecuatorianos navegan entre dos a seis minutos por diarios online

Youtube, Facebook y Google son los portales web más visitados y usados en Ecuador. El ranking de Alexa revela que en los primeros 10 lugares solo 2 periódicos aparecen entre las referencias: El Comercio (puesto 5) y El Universo (7). En el puesto 8 se ubica Ecuavisa, que si bien es un medio de comunicación pone énfasis en la transmisión de telenovelas y series.

La página web de la revista Estadio está en el puesto 16 de la nómina. En los primeros 100 puestos, según lo reportado en Alexa, no aparece otro diario impreso. En el puesto 241 se ubica EL TELÉGRAFO, con un tiempo de visita de 5:37 minutos por usuario y con una curva ascendente del 60%. En general, los ecuatorianos navegan entre dos a seis minutos por diarios digitales. El Comercio registra 5:19 minutos y un descenso del 11%. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: