En la avenida Loja, las Américas y en el sector de control sur se han instalado estos puestos

Venta de jugo de naranja gana espacio en Cuenca

- 12 de julio de 2016 - 00:00
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Desde hace un mes Cristian Quillangana (foto), de 22 años, empezó a vender jugos de naranja. Vive en Cuenca y no tener un trabajo fijo lo llevó a esta labor informal que en las últimas semanas gana espacio en las calles de la capital azuaya.

En meses pasados esta actividad generó polémica en Quito, ciudad en donde existe un alto número de puestos.    

Quillangana ubica su mesa en una esquina de la avenida Loja y trabaja junto con su esposa. A decir del joven esta actividad se ha convertido en el sustento diario de su familia.  

En la actualidad en esta calle existen unos tres puestos de venta de naranjada, principalmente en el sector del río Yanuncay.

Para esta labor, Quillangana tuvo que invertir en una mesa, un exprimidor, un balde y botellas de plástico. “Por suerte la gente sí compra y como quien dice para la comida del día sí sale”.  

Por la misma situación pasa José Lozano, quien desde la semana anterior también decidió comenzar a vender los jugos. “Es la necesidad la que nos obliga”, dijo el comerciante, acotando que diariamente puede llegar a vender de 40 a más de 100 botellas.

Esta actividad también se ha comenzado a desarrollar en otros sectores como el Control Sur y en la Avenida de Las Américas.

Tanto Quillangana y Lozano deben estar pendientes de los controles que efectúa el personal de la Guardia Ciudadana,  pues se trata de una labor que no está permitida en las calles de la urbe.

Guillermo Cobo, comandante de la institución, explicó que constantemente solicitan a los comerciantes que se retiren pues teme que este tipo de negocios lleguen a proliferar en la ciudad. “La Guardia no los va a dejar que se sitúen en ningún lugar y que hagan un mercado a Cuenca”, dijo Cobo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: