Un millar de hectáreas de bosque nativo se quema en el Azuay

07 de septiembre de 2012 - 00:00

Ya son ocho días y todavía no puede ser controlado el incendio forestal en la parroquia de Chaucha, provincia del Azuay. Según el Cuerpo de Bomberos de Cuenca, ya son mil hectáreas las que se han consumido durante esta semana. “Estamos evaluando, pero la situación es muy grave”, dijo el comandante de los bomberos, Oswaldo Ramírez.

El fuego se inició el viernes anterior, cuando supuestamente un habitante del lugar encendió una hoguera cerca a su domicilio y las llamas, poco a poco, fueron alcanzando la magnitud que ahora tienen.

Según Ramírez, el incendio ha provocado ya la destrucción de plantas nativas, así como también de cientos de pequeñas especies que crecen en el lugar. “Todo el bosque nativo está ardiendo”, dijo según   las informaciones que está recibiendo.

Llegar al lugar, según los habitantes de Chaucha, toma por lo menos 6 horas caminando. Un helicóptero Súper Puma de las Fuerzas Armadas está trabajando en el sitio y  lleva -desde Cuenca- elementos de socorro, entre ellos bomberos y militares, para tratar de  detener el flagelo que cada vez va tomando más fuerza. “Las llamas tomaron cuerpo y ahora toda la montaña está que quema”, dijo el presidente de la Junta Parroquial de Chaucha, Carlos Villegas, quien señaló que los habitantes también se organizan para ayudar a los socorristas.

En la provincia del Azuay, en lo que va del año, se han registrado 360 incendios forestales y solo en el mes de agosto ya van 140, según las estadísticas del Cuerpo de Bomberos de Cuenca. En agosto los organismos de socorro tuvieron que declararse en emergencia debido a la cantidad de flagelos reportados.

Uno de los más grandes ocurrió en la parroquia de Tarqui, donde se quemaron más de 60 hectáreas. Lo mismo pasó en el sector de  la Paz, vía a la provincia de Loja, donde los bomberos tuvieron que trabajar por algunos días para sofocar las llamas que se habían tomado buena parte de la montaña.

Gualleturo también ardió

Esta semana se reactivó el incendio en el sector de Gualleturo, cantón Cañar, donde hace más de 15 días el fuego terminó con gran parte  de la vida silvestre y hubo que esperar varios días para poder controlarlo. “Las llamas fueron sofocadas oportunamente”, dijo Melvin Alvarado, director provincial del Ministerio del Ambiente.

Los organismos de socorro han intervenido en estos días en las montañas del Abuga, donde está colocado el monumento a la Virgen de la Nube.

También se han producido llamaradas en el cerro Cojitambo, sitio en  donde el Cuerpo de Bomberos ha tenido que intervenir con todo su personal. Todos estos percances, según Alvarado, han sido producidos por personas irresponsables.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: