El municipio lanzó una campaña para atraer a los padres de familia

"Tungurahuenses dejen de comprar en Colombia"

- 01 de septiembre de 2016 - 00:00
En la papelería Alfonso Guamán, situada en las calles Juan Benigno Vela y Espejo, había pocos clientes.
Foto: José Miguel Castillo / El Telégrafo

Ante las bajas ventas la Cámara de Comercio de Ambato pidió a los ciudadanos que adquieran productos nacionales.

“No queremos que Ambato se convierta en otro Tulcán y que el efecto Colombia quiebre a decenas de negocios”. Con esta frase los miembros de la Cámara de Comercio de Ambato encendieron las alertas sobre un sostenido bajón de ventas que bordea el 60% en la capital provincial y que afecta a todos los sectores: librerías, papelerías, zapaterías, almacenes de ropa y uniformes, etc.

“Hacemos un llamado a la conciencia de los tungurahuenses para que dejen de comprar en Colombia y adquieran los productos y servicios de Tungurahua y de Ecuador como una forma de ayudar a los empresarios, comerciantes y artesanos para evitar el cierre de decenas de negocios y la desocupación de cientos de compatriotas”, solicitó Maribel Valencia, representante de 1.850 papelerías tungurahuenses en las que trabajan unas 7.000 personas.   

A lo largo de las tradicionales calles comerciales de Ambato, como la Cevallos, Sucre, Bolívar, 12 de Noviembre, Juan Benigno Vela, Rocafuerte y otras, hay almacenes de ropa, alimentos, bisutería, zapatos que ofrecen descuentos del 20%, 30% y 50% en sus mercaderías. Algunos propietarios lo hacen por la temporada, otros porque quebraron y han puesto en venta sus negocios.

¿La causa? La apreciación del dólar, y la devaluación del peso colombiano y del nuevo sol peruano.

Este efecto abarató el costo de los productos en los países vecinos. Desde finales de 2015 cientos de tungurahuenses empezaron a viajar a Ipiales y Pasto, en el departamento de Nariño (Colombia), para comprar tecnología (celulares, televisores, equipos de sonido, juegos de video) y recientemente para adquirir las listas de útiles escolares.

Incluso en los periódicos locales se ofrecen tours de compras a las urbes extranjeras.

“Compré un PlayStation 4 en $ 500, mientras que acá cuesta $ 1.300. Un televisor plasma de 42 pulgadas cuesta $ 450 y acá vale $ 1.200. Eso sí, el viaje a Colombia toma 6 horas hasta la frontera y una hora y media más entre Tulcán e Ipiales, pues la cola de carros es muy larga”, aseguró Elsie López, ambateña.

En la calle Juan Benigno Vela, cerca del mercado Modelo, una de las zonas más comerciales de Ambato, funciona la papelería Alfonso Guamán. Allí Elizabeth Vallejo compraba ayer una parte de los útiles escolares para sus dos hijos.

“Me sorprendió ver que este local estaba casi vacío. Pensé que estaría a reventar, como hace un año. En total pagué $ 153 por los útiles de mis hijos que estudian en la Unidad Educativa Sagrada Familia. Todavía me faltan los libros y en verdad estoy dudando de si debía viajar de madrugada a Colombia”, explicó esta ama de casa.

Otra campaña local

Con el fin de motivar a las familias tungurahuenses para que compren útiles escolares, uniformes, prendas de vestir, zapatos y calentadores producidos localmente, la Municipalidad empezó una campaña. Esta acción consiste en promocionar cuatro centros de expendio que se hallan en las zonas céntricas.  

“Hicimos convenios con librerías y papelerías para ofertar descuentos de hasta el 50% en los centros comerciales populares como el Modelo, Simón Bolívar, Juan Cajas y El Ferroviario”, anunció Jonathan Álvarez, director de Servicios Públicos de la Municipalidad.

Estos descuentos se aplican desde el 15 de agosto y se extenderán hasta el 10 de septiembre. Están involucrados 500 comerciantes formales. Los horarios de atención van de 06:00 a 21:00. Esto se complementa con los patios de comidas y locales de ventas de frutas, legumbres y abarrotes.

La Asociación de Propietarios de Librerías y Papelerías de Tungurahua difunde también una tabla comparativa de útiles escolares en la que se comparan los precios en Ecuador y en Colombia de los artículos.

Cita los siguientes ejemplos: un cuaderno grapado de 50 hojas cuesta 1.600 pesos en Colombia ($ 0,62) y en Ecuador $ 0,35;  un lápiz HB vale 700 pesos ($ 0,27) y en el país $ 0,25; los lápices de colores Norma, de 12 unidades, 9.500 pesos ($ 3,65) y en Ambato $ 4,95; un juego geométrico Sammy, 3.500 pesos ($ 1,35), y acá $ 1,25; tijera económica 600 pesos ($ 0,23) y acá $ 0,25. “Lo que tratamos de demostrar es que la diferencia de precios no es grande. En la compra de 17 artículos escolares en Colombia se gasta $ 13,91, mientras que en Ecuador $ 14,95. Nuestra calidad es buena”, dijo Francisco Ponce, representante de Indupac. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: