Trabajo infantil en Bolívar, Chimborazo y Cotopaxi llega al 20%

- 23 de mayo de 2018 - 00:00
En el auditorio de Ciespal, norte de Quito, se realizó un conversatorio que planteó soluciones para terminar con el trabajo infantil que existe en el país.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

En Ecuador, el 8,56% de los niños, niñas y adolescentes trabaja. Cotopaxi, Bolívar y Chimborazo son las provincias en las que la incidencia de esta actividad llega al 20% de los menores. Por ello, una de las metas que el país se ha planteado es reducir en dos puntos porcentuales el índice de trabajo infantil hasta 2021.

Nicolás Reyes, secretario técnico del Consejo para la Igualdad Intergeneracional, informó durante un conversatorio realizado este martes 22 de mayo en Ciespal, que la institución que dirige elaboró un documento en el que se hacen recomendaciones para la erradicación de esa problemática social.

Una de ellas es la reactivación del Consejo Intersectorial de Trabajo Infantil, liderado por el Ministerio de Trabajo. A esto se suma el fortalecimiento de nuevas modalidades de educación que permitan hacerle frente al rezago escolar.

El objetivo del encuentro, en el que participaron autoridades de los ministerios de Inclusión Económica y Social, Educación y Trabajo, fue proporcionar información de la problemática y plantear mecanismos que permitan mejorar las políticas públicas existentes en el país.

Los expositores hicieron referencia a las cifras de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) realizada en 2012. Ahí se conoció que existen 360.000 niños menores de 18 años en situación de trabajo infantil, lo que equivale al 8,6% de la población de esa edad.  

El Código de la Niñez y Adolescencia (CNA) establece como edad mínima para el trabajo los 15 años, considerando todo tipo de oficio, incluyendo el servicio doméstico. Las encuestas nacionales de Empleo, Desempleo y Subempleo del INEC establecen que el trabajo infantil de menores de 15 años se redujo de 15,4% en 2001 a 2,6% en 2013.

En el caso del trabajo adolescente (entre 15 y 17 años de edad) se plantea un límite de seis horas diarias para la jornada laboral, durante cinco días de la semana. Esto para que no se perjudique el derecho a la educación de quien labora. Al término de la jornada, los menores asistentes se sumaron al foro de opinión. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: