Sector indígena protestó por agresión a anciano

- 20 de marzo de 2018 - 00:00
Agentes de la Policía Nacional custodiaron el edificio del Municipio, desde donde el alcalde dijo que respaldará las peticiones del sector indígena
Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

Cerca de 2.000 habitantes de comunidades altas de Ambato reclamaron en el Cabildo por abusos de autoridad durante controles de ventas informales.

Alrededor de 2.000 agricultores, comerciantes y habitantes de comunidades indígenas del frente sur occidental de Ambato, marcharon ayer hasta el edificio central del Municipio para protestar por la, supuesta, agresión de un comerciante informal de la tercera edad por un policía municipal.

El acontecimiento se suscitó el pasado 12 de marzo en la puerta del Mercado Modelo, parte del cual fue filmado por un ambateño que inmediatamente publicó las imágenes en las redes sociales. El mismo día el video se viralizó y fue repudiado enfáticamente por miles de tungurahuenses.

“Según testigos, el agente empujó por detrás al anciano, quien padece una discapacidad y vende cebolla. Lamentablemente esto no se logró grabar, pero en el video se observa al vendedor sentado en el piso rodeado por dos gendarmes con actitud intimidante; exigimos que se haga justicia y una disculpa pública por parte del alcalde”, comentó Alberto Ainaguano, ex cabildo (autoridad de una etnia indígena) de Chibuleo San Francisco.

En la filmación, además, se observa al policía municipal involucrado empujar a quien registró el hecho con su teléfono móvil, el cual se identifica como un comerciante catastrado.

Cuatro días después, durante una rueda de prensa, representantes de la municipalidad rechazaron la actitud del uniformado y anunciaron las sanciones respectivas.

“No es la primera vez que los policías municipales hacen abuso de autoridad. Si bien ellos cumplen disposiciones como cualquier empleado, durante los controles al comercio informal se debería optar por el diálogo y persuasión pacífica, mas no con  empujones y porrazos”, señaló Blanca Guevara, comerciante ambateña que acudió a las 09:30 al redondel de la parroquia Huachi Chico, punto del inicio de la marcha.

Allí, Alberto Ainaguano presidió la movilización con otros dirigentes indígenas,  a quienes se unieron cientos de comerciantes y actores sociales para respaldarlos.

Apoyo de la Conaie
‘Castigo a gendarmes abusivos’, ‘respeto a nuestros ancianos’ y ‘quien maltrata a un discapacitado no tiene perdón’, eran algunos de los mensajes que se exhibieron en carteles durante la protesta.

Aunque en el inicio el grupo no superaba las 400 personas, en el camino hacia el centro de la ciudad se unieron más agricultores y mercaderes. Se estima que asistieron aproximadamente 2.000 protestantes.

Entre ellos integrantes de las nacionalidades Tomabela, Pilahuín y Salasaca, pueblos autóctonos de Tungurahua, además de Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

“Lo mínimo que el Municipio puede hacer es destituir al policía agresor, a quien la familia del agredido ya denunció. Sin embargo, no queremos que este caso se quede en la impunidad, la destitución no es suficiente para los pueblos autóctonos, exigimos disculpas públicas y compromiso de que esto no se volverá a repetir”, dijo Manuela Sisa, líder de la comunidad San Pedro.

Tras poco más de una hora de caminata, los manifestantes arribaron a la puerta del Mercado Modelo, donde el lunes pasado ocurrió la agresión. Allí, los dirigentes instaron a los comerciantes ambulantes a unirse a la protesta, llamado que tuvo gran repercusión.

A las 11:30, luego de un recorrido por los exteriores del sector, el grupo interrumpió momentáneamente el tránsito vehicular del casco urbano hasta el ingreso principal de la municipalidad.

“Elaboramos una lista de varias peticiones que entregaremos al alcalde, luego de que él se disculpe públicamente, pues la agresión de uno de los nuestros representa agredirnos a todos”, expresó Segundo Choco, representante de la comunidad Chibuleo San Francisco.

Entrega de peticiones
El documento se entregó a Luis Amoroso pasadas las 12:30, quien se dirigió a los protestantes indígenas desde el balcón del Salón de la Ciudad.

“Inmediatamente después de este hecho reprochable, anunciamos que el agente involucrado fue separado de la institución municipal. Una vez más pido disculpas a nombre de la municipalidad por la agresión”, señaló enfáticamente el burgomaestre.

Santiago Yucailla, líder indígena de Chibuleo San Alfonso, Manuela Sisa y Jaime Vargas entregaron a la autoridad un petitorio en el que se exigen 12 acciones a la  actual administración.

Entre ellas autorizar cada lunes la feria en la calle Tomás Sevilla, del casco urbano, donde se venda libremente y sin restricciones  frutas, verduras, hortalizas y demás mercancías que se expenden allí.

“Además, se solicita que en el Mercado Mayorista se extiendan los horarios de ventas para los comerciantes indígenas.

Esperamos que se escuchen estas peticiones, en respeto a nuestros derechos”, agregó Yucailla. (I)

Controles
Regularización del comercio
Si bien el alcalde solicitó a los responsables de los controles de ventas informales, que vigilen sin hacer abuso de autoridad, también sugirió a los comerciantes regularizar su actividad ingresando a los locales vacíos del mercado.  

12 peticiones entregaron ayer los líderes indígenas al alcalde Luis Amoroso.

Feria libre en Tomás Sevilla
De las peticiones entregadas al burgomaestre, según los líderes indígenas, la más importante es la habilitación de la feria libre los lunes en la calle Tomás Sevilla. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: