La recolección de leche, una tradición familiar

- 15 de julio de 2019 - 00:00
Después de caminar largas distancias, las comerciantes llegan al centro de la parroquia Shaglli para vender la leche. Los encargados de acopiarla les pagan $ 0,35 por el litro deLproducto que extraen de sus animales.
Fotos: Fernando Machado / ET

Las familias inician el trabajo a las 04:00 en la comunidad Shaglli. Ordeñan el ganado y luego caminan largos tramos para vender el producto.

Mientras la mayoría de azuayos descansa, una parte de las familias en la parroquia Shaglli, provincia del Azuay, comienza su trabajo con el ordeño del ganado bien entrada la madrugada.

A las 04:00, Mercedes Cabrera inicia su jornada con la preparación del desayuno. Una hora después levanta a sus hijos para que se alisten y asistan a la escuela.

Terminadas esas labores, ella ensilla a su compañero de caminata, un caballo llamado “Morito”, para ordeñar las cinco vacas que tiene en su pequeña finca.

“Esa es mi vida todos los días y no se puede dejar de hacerlo, porque hay que dar de comer a los hijos”, indica la mujer, cuyo rostro muestra cansancio a pesar de que recién es media mañana.
Cerca de las 10:00 llega a la parroquia Shaglli, en el cantón Santa Isabel; sobre el lomo de su caballo cuelgan dos cantarillas (vasijas de aluminio) de leche, que son entregadas en una de las bodegas de almacenamiento del producto lácteo.

La materia prima luego servirá para elaborar queso o quesillo.

A diario transporta un promedio de 25 litros desde su finca, ubicada a una hora y media del pequeño poblado. “Ya estoy acostumbrada a la caminata. Igual hicieron mis abuelos y mis padres”, expresa la mujer mientras se seca el sudor de su frente.

Algo similar sucede con María Merchán; ella también se levanta a las 04:00 para realizar este tipo de trabajo, pero en el sector Ayacaña. “No está lejos; en 10 o 15 minutos llego a la parroquia”, manifiesta, mientras baja las cantarillas de leche para su respectiva distribución.

La mujer entrega un promedio de siete galones de leche a los trabajadores de la bodega de almacenamiento.

“Es muy difícil el trabajo, pero ya nos acostumbramos. Nuestros padres hacían lo mismo, aunque esa leche era para nosotros, un poco para vender y otro poco para regalar a los vecinos”, indica.

Alejandrina Medina recolecta la leche que llevan los pequeños productores y la traslada a los sitios en donde será vendida para ser procesada (foto).

Las mujeres se quejan porque el precio que les pagan por el litro es muy bajo y no representa el esfuerzo que hacen en los potreros, tanto en la crianza como en la alimentación y cuidado de sus animales.

“A veces nos ayudan con talleres; una vez nos regalaron un recipiente para almacenar la leche y cuajarla para elaborar el queso”, dice Merchán, quien agrega que por cada litro de leche que entrega le pagan $ 0,35. Sus 10 vacas permanecen en los potreros, montaña arriba.

Ninguna dispone de maquinaria para extraer la leche de manera más rápida. Por eso emplean el método tradicional que consiste en utilizar la habilidad de sus manos. Es el que les enseñaron sus padres.

Calle señala que extrae dos veces al día la leche de sus vacas, “en especial a las que están recién paridas”. La primera tarea la realizan en la madrugada y la segunda al mediodía.

La leche que entregan en la parroquia Shaglli es almacenada y procesada por mayoristas que la usan para elaborar quesillo y queso, principalmente (foto). 

Alejandrina Medina, quien vive en el sector Buena Vista, cumple la misma rutina en el campo; ella indica que ya están acostumbradas al frío de la madrugada.

“Desde pequeña trabajo con leche. Nuestros padres y abuelos nos enseñaron este oficio que no lo hemos perdido por la necesidad de consumir y ganar el sustento”, dice la mujer.

También se levanta a las 04:00, deja listo el desayuno para sus hijos y camina hasta su trabajo, que está a una hora de distancia.
Algunas personas que habitan en la comunidad Shaglli tienen la vieja costumbre de dejar sus cantarillas al filo de la vía principal.

A lo largo de la ruta se encuentran estos envases que luego son recogidos por los comuneros que trasladan la leche a los centros de abasto.

La mayor producción lechera del país se registra básicamente en la Sierra Central (73%); le siguen la Costa (19%) y la Amazonía (8%). La mayor parte de la producción la generan los pequeños productores; en total hay 208 mil lecheros. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: