La estructura no es parte de la reconstrucción

Por primera vez, un puente une Muisne con tierra firme

- 19 de mayo de 2017 - 00:00
La estructura, que será usada por motos, tricimotos y peatones, es parte del desarrollo integral de la zona.
Foto: Leiberg Santos / EL TELÉGRAFO

En la obra se invirtieron $ 5’200.000 y estuvo lista en 7 meses. La construcción dio trabajo a más de 100 personas.

Muisne, Esmeraldas.-

Con una gran sonrisa y a la orilla del estuario, Gary Reina cuenta lo que vivía hasta hace unas semanas para movilizarse desde la isla de Muisne hasta la parte continental.

La gabarra y las lanchas eran los únicos medios de transporte entre los dos puntos. “Sentíamos que eran dos pueblos distintos”, expresa brevemente, para luego ahondar en su relato. Todas las mañanas debía llegar hasta el muelle, para pasar sin contratiempo al otro lado. A veces debía esperar varios minutos para hacer el transbordo, debido a que las embarcaciones estaban del otro lado. “Además debíamos esperar a que se llene la gabarra para cruzar”.

Desde esta semana, Muisne cuenta con un nuevo puente peatonal que, además, servirá a bicicletas, motos y tricimotos. Ayer, Jorge Glas, vicepresidente de la República, realizó la entrega oficial de la obra por parte del Gobierno.

La inversión, en el cruce de 350 metros de longitud, es de $ 5’200.000 y estuvo lista en 7 meses. En primera instancia tenía que estar terminada a inicios de año, pero debido a una réplica del terremoto en diciembre, se debieron hacer nuevos estudios. Durante el lapso de la construcción, la obra generó trabajo para alrededor de 100 personas.

El vicepresidente destacó que el proyecto de Muisne es integral. “Vamos a apoyar a los compañeros de las tricimotos, de las lanchas y demás con créditos, todo va a girar en cuanto al turismo”.

Boris Córdova, ministro de Transporte y Obras Públicas, resaltó el hecho de que “las obras no se quedan en los planes y proyectos, se convierten en realidad, como lo sucedido hoy con el puente. Este es uno de los momentos más gratos, porque es una obra integral en este cambio de época”. La muisneña Cristina Mera resalta que el puente es una obra que embellece la localidad, además de hacer más práctico el día a día de la ciudadanía.

El ciudadano José Tarira resaltó que “ya habíamos perdido la esperanza de tener un puente, pero ahora nos podemos transportar sin tener que esperar lancha o gabarra, pensamos que esta obra nunca sería una realidad”.

Tarira hizo un llamado a los ecuatorianos a realizar turismo en Muisne. “Vengan a pasar el fin de semana con su familia, estamos listos para recibirlos en nuestras hermosas playas y nuestra gente”.

Para la ciudadana Jesenia Mera, la construcción del puente marca un nuevo inicio en el desarrollo de la comunidad. “Apuntamos a convertirnos en una zona turística del más alto nivel en todo Esmeraldas”.

Previamente a la inauguración del puente, Glas entregó 54 casas en Nueva Muisne para las personas que resultaron damnificadas por el terremoto. Con una leve garúa, Glas tomó como referencia el clima para recordar las lluvias que pasaron los afectados en las carpas del albergue, antes a tener su casa propia.

“Ya hemos entregado alrededor de 24.000 casas, entre arreglos, casas en terreno propio y nuevas urbanizaciones. Ya no diremos más que son reasentamiento, porque estas son urbanizaciones de primer nivel, con cables soterrados y servicios básicos. Aquí en Muisne la obra es integral, porque tienen un CIBV, un UPC y pronto contarán con Escuela del Milenio y Centro de Salud”, sostuvo el mandatario.

Sin incluir la implementación de los servicios básicos, en lo que se ha invertido $ 3 millones, los costos en Nueva Muisne superan los $ 16 millones.

Patricia Mera recibió su casa de manos de Glas. La mujer se mostró optimista con el resurgir del lugar. “Es un sueño hecho realidad, que no creía real hasta hoy. Estuve un año y un mes en una carpa, con alegrías y tristezas. Fue un tiempo muy duro, pero ahora es una nueva historia, una nueva etapa para nuestras vidas”. (I)

El vicepresidente Jorge Glas entregó, además del puente, 54 casas a ciudadanos que vivieron en albergues durante más de un año, luego del terremoto.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: