300.000 personas acudieron al desfile de la Mama Negra en Latacunga

- 04 de noviembre de 2018 - 00:00
Las comparsas iniciaron el recorrido de cuatro kilómetros en el puente Galo Lara y continuaron por la calle Quito.
Fotos: Miguel Jiménez / El Telégrafo

60 delegaciones participaron ayer en la tradicional celebración de Latacunga. En Guayaquil, la presencia de turistas fue regular, mayor afluencia hubo en los balnearios.

La Santísima Tragedia o Fiesta de la Capitanía, más conocida como La Mama Negra, se celebró ayer en Latacunga (Cotopaxi).

El festejo, que se realiza dos veces al año, es una muestra de devoción de los moradores de esa zona hacia la virgen de la Merced. La celebración incluye el desfile en el que la Mama Negra es el personaje principal.

Este año, el médico cirujano Marco Herrera le dio vida a ese personaje. Su nombramiento se dio después de analizar su carrera profesional y su aporte a la sociedad latacungueña, informó Patricio Sánchez, alcalde la urbe. 

El burgomandante, acompañado por una comparsa conformada por los trabajadores del cabildo, abrió el desfile este sábado.

Atrás de Sánchez, otras 60 delegaciones desfilaron por la calle Quito, en el sur de Latacunga. El primer personaje en avanzar por la vía fue el Ángel de la Estrella interpretado por Alexis Parreño, quien montado sobre un caballo blanco y vestido del mismo color, se encargó de pedirle a la virgen bendiciones para la ciudad y sus pobladores.

A pocos metros del Ángel desfilaron Enrique Lanas, Rey Moro; John Fierro, Abanderado y Santiago Sinchiguano, Capitán. El personaje más esperado fue la Mama Negra. Herrera, exdirector del Hospital Provincial General de Latacunga y actualmente trabajador sin remuneración del hogar de ancianos Instituto Estupiñán Latacunga, recorrió las calles sobre un caballo negro.

Según Cristhian Montenegro, director de Turismo del Municipio de la urbe, cerca de 300.000 personas entre latacungueños y turistas nacionales y extranjeros, llegaron a ver el desfile.

Luis Puga viajó desde Quito con su familia para participar de la celebración. “La Mama Negra es una clara expresión de la religiosidad popular de nuestro pueblo” agregó Puga, quien nació en Latacunga, pero desde hace 21 años vive en la capital.

Para este año, el presupuesto para las festividades de la ciudad fue de $ 71.000. El monto sirvió para la compra de ponchos, sombreros, chales, alimentos (frutas, gallinas y cuyes cocinados) y réplicas del busto de la Mama Negra que se entregan en las denominadas jochas.

También se financiaron la movilización de las delegaciones, las bandas de pueblo, las tarimas y la amplificación de los programas de Cambio de Mando y la cabalgata de la Mama Negra.

Sobre el origen de la celebración, los latacungueños tienen varias versiones. La de Byron Cajas, de 57 años, es que hace varios años la Virgen de la Merced calmó la furia del volcán Cotopaxi, por lo que cada año le agradecen por sus favores.

Gladys Costales comentó  que durante la colonia, los españoles llevaron a lo que hoy es la provincia de Cotopaxi a un grupo de comunidades africanas para trabajar en la minas y que ellos atribuyeron su liberación a la virgen de la Merced e instituyeron una fiesta en su honor.

Movimiento normal de turistas en Guayaquil

En el puerto principal, la mayoría de sus sitios turísticos tuvieron una presencia regular de visitantes.

Durante la mañana de ayer, el Mercado del Río, un espacio gastronómico inaugurado el mes anterior, lucía bastante desolado pese a que los locales empezaron a atender desde las 10:00.

Mariana Crespo, estudiante universitaria, calificó como normal la baja afluencia. “En todo feriado es así, muy poca gente permanece en la ciudad y la que se queda prefiere ir a los balnearios”.

La baja afluencia fue similar durante la mañana en el Parque Samanes donde hubo una feria artesanal.

Teresa Granda, una comerciante de canguil, explicó que la presencia de gente se incrementa durante la tarde. 

En la laguna artificial ubicada en la ciudadela Coviem, al sur de Guayaquil se registró la mayor asistencia de ciudadanos.

Manuel Miranda, del sector Sopeña, acudió con familiares que llegaron de visita desde Baños. “Cuando el feriado es largo, ellos nos visitan y luego nosotros pasamos unos días en Baños y Ambato”, manifestó. (I) et

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: