Oleajes no ahuyentan a turistas de Jambelí

09 de septiembre de 2012 - 00:00

A pesar  de los fuertes oleajes que ha  soportado  en los últimos meses, Jambelí continúa siendo el destino turístico preferido por los ciudadanos del Austro.

El gran muro de escollera que levanta la Secretaría Nacional de Riesgos no solo protege a la playa, sino que también  da seguridad a los bañistas y dueños de negocios.

Al menos eso cree Francisco Grin, socio de la cooperativa de botes Rafael Morán Valverde y  conocedor del balneario.
Y es que la isla, ubicada frente a Puerto Bolívar, recibió  en el último feriado (en agosto) a unas 8 mil personas procedentes de Azuay, Loja y Zamora Chinchipe.

“Desde el día viernes 10, el  sábado y el domingo tuvimos buena afluencia de turistas”, afirmó.

El también propietario de una embarcación recordó que lamentablemente surgieron versiones erradas en el sentido  de que el mar se había llevado la playa, además de     todas las casas y hoteles, lo cual les afectó al inicio.
“Esa mala publicidad  hizo que por un tiempo no tengamos trabajo. No negamos que tuvimos problemas, pero no tan graves como se lo anunciaba”, aseguró.

Expresó que con el muro se ha recuperado la playa, no en su totalidad, pero en una gran extensión que no atina a calcular.

Los buses con turistas de Riobamba y otras provincias siguen arribando a los muelles de Puerto Bolivar, con la finalidad de abordar una embarcación que los lleve a Jambelí.

María Caiza, oriunda de esa ciudad, dijo que es la primera vez que visita la playa. Ella junto a su familia llegaron  a bordo de  un bus perteneciente a una operadora turística.

“Nosotros llegamos con la finalidad de venerar a la Virgen del Cisne, en Loja, pero de paso decidimos visitar la playa de Jambelí, ya que habíamos escuchado que es muy tranquila y bonita”, comentó la riobambeña.

Las cooperativas de botes Rafael Morán Valverde  y la 31 de Julio, las únicas que existen en el muelle de cabotaje de Puerto Bolívar, ofrecen a $3 el pasaje, ida y vuelta.

En cada embarcación caben 40 personas, los fines de semana y durante los feriados unas 10 embarcaciones trasladan a cientos de personas hasta el balneario.

En un viaje de 25 minutos, los turistas pueden apreciar  en el trayecto las diversas especies marinas y aves que existen en el lugar.

La seguridad en la playa está a cargo de elementos de la Armada Nacional.

También están los bomberos y la Cruz Roja para dar los primeros auxilios y rescatar a  quien se le presente una emergencia  en el mar. El resguardo se duplica durante los feriados.

A inicios de año, la isla de Jambelí,  los restaurantes y bares que se encuentran cerca del mar fueron severamente golpeados por grandes olas, a consecuencia de  un fuerte período de aguaje en la costa ecuatoriana.

La fuerza del mar destruyó casi una decena de locales, pero también derrumbó los postes de alumbrado eléctrico.
Durante casi 36 horas, la zona poblada se quedó sin el fluido. Fue necesario que acudieran técnicos desde Machala para restablecer el servicio y readecuar las instalaciones, ya que representaban un peligro, no solo para los habitantes, sino también para los visitantes.

Otro punto turístico en la provincia de El Oro es Bajo Alto, que  pertenece a la parroquia Tendales del cantón El Guabo.

Esta playa también ha sufrido embates de la naturaleza, pero poco a poco comienza a recuperarse, con la construcción de un muro de escollera que permite protegerla.

Entre los principales atractivos de Jambelí y Bajo Alto está la gastronomía, la cual se sustenta especialmente en platos hechos a base de mariscos y acompañados con verde frito con ensaladas de vegetales.