La ciudad de San Gabriel tiene alrededor de 400 inmuebles patrimoniales

Más de un siglo de herencia patrimonial en Montúfar

- 10 de septiembre de 2016 - 00:00
En San Gabriel se han recuperado casas patrimoniales en el sector Ezequiel Landázuri y la calle Olmedo.
Carlos Jiménez / El Telégrafo

Este cantón carchense se apresta a celebrar 111 años de vida política administrativa el próximo 27 de septiembre.

Al norte del país, en Carchi, se ubica el cantón Montúfar, nombrado en honor al prócer independentista Carlos Montúfar. El lugar logró su cantonización el 27 de septiembre de 1905.

Antaño a esta jurisdicción se la conocía como Tusa y fue cambiada a San Gabriel en 1883 en honor al arcángel San Gabriel. A 111 años de cantonización, su capital tiene un registro aproximado de 400 inmuebles catalogados e inventariados como patrimonio nacional.

Según Darwin Enríquez, técnico de la Unidad de Gestión Patrimonial del Municipio de Montúfar, las casas aún conservan su estilo clásico lo que las convierte en un ícono de la provincia. Señala que en 2012 comenzó un proyecto de rehabilitación de inmuebles patrimoniales privados 38 casas fueron intervenidas en el sector Ezequiel Landázuri y, en 2013, en el sector de la calle Olmedo, se reconstruyeron 46 casas.

“Esto ha permitido salvaguardar y custodiar el patrimonio edificado de San Gabriel y son un ejemplo a escala nacional”, agregó Enríquez.

La inversión para llevar a cabo esta rehabilitación fue compartida entre el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCP), el Municipio de Montúfar y los propietarios de los bienes inmuebles favorecidos. En los 2 proyectos se estimó recursos por $ 280 mil. Sumado a ello, el edificio de la municipalidad -con una infraestructura similar a la de un castillo- levantado en el parque González Suarez, en el centro urbano, también fue rehabilitado y restaurado con una inversión de $ 1,2 millones.

Precisamente para conservar y difundir los trabajos tradicionales de este cantón, el año anterior se inauguró el Museo de las Artesanías, apostado en un inmueble patrimonial restaurado en las calles Olmedo y Rocafuerte. En 6 salas se exhiben antiguos oficios como la confección de sombreros de paño, la alfarería, la talabartería, la curtiembre, la cerámica, la herrería y la escultura en madera. Al igual que artesanías en tejido, telar y bordado; incluso un horno de leña de 105 años también rehabilitado donde se elaboraba el tradicional pan de casa, objetos y herramientas que servían para hacer el queso amasado, entre otros.

Este proyecto cultural museográfico nació de un convenio de cooperación interinstitucional entre el Gobierno Vasco, a través de la Fundación Tecnalia, y el GAD de Montúfar; participaron el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural y la Articulación de Redes Territoriales (ART) para el desarrollo.

En el cantón Montúfar se prendieron las fiestas

Con un pregón vespertino de la confraternidad, efectuado el pasado viernes 9 de septiembre, se abrieron oficialmente las fiestas cantonales que contarán con eventos artísticos, culturales, deportivos y sociales. San Gabriel fue el epicentro de esta actividad programada por el ayuntamiento.

Las parroquias y comunidades del cantón no fueron ajenas al cronograma festivo que año tras año convoca a más turistas. Se realizarán encuentros de fútbol, concursos de gallos, carreras ciclísticas, elección de la reina, entre otros.

Montúfar es el único cantón en el país que ha recibido una condecoración al mérito del trabajo, a razón de que a través de la minga se ha levantado su ciudad. En la mitad del parque González Suarez, en el centro urbano se erige una estatua de un hombre con un pico como símbolo del trabajo.

Para Oswaldo Cepeda, funcionario del Departamento de Cultura del Municipio, llevan en la sangre la identidad de la unidad del trabajo comunitario, “el Procerato del Trabajo es en honor a las mingas” puntualiza y relata que este cantón estuvo habitado por ancestros Tusas que pertenecieron a la nación de los Pastos (750 a. C.-1540).

Otro ícono que identifica a este cantón es la Gruta de la Paz, un enclave religioso dentro de una cueva de estalactitas de 150 metros de profundidad, donde se levanta la imagen de Nuestra Señora de la Paz.

Los visitantes también pueden disfrutar de la cascada de Paluz, el bosque de los arrayanes, la laguna El Salado y otros sitios naturales hacen que parte de la diversidad montufareña. Para promover aún más la conservación patrimonial, el Cabildo está próximo a inaugurar el primer museo de arte religioso en la provincia, con 110 piezas entre pinturas, vestimenta, imágenes de la escuela Quiteña, entre otros. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: