Población está ubicada entre los Cantones de El Carmen y El Empalme

Manabitas y guayasenses se disputan la productiva tierra de La Manga del Cura

30 de noviembre de 2014 - 00:00
Los pobladores de La Manga del Cura intentaron resolver su problema en 2008 a través de una consulta popular que no se cristalizó. Foto: Cortesía.

Población está ubicada entre los Cantones de El Carmen y El Empalme

Por Kendru Salgado, estudiante de la Universidad San Gregorio de Portoviejo

Es un lugar donde lo que se siembra nace sin problemas y está rodeado de bosques y cascadas. Se trata de La Manga del Cura, localidad que tiene cerca de 600 km² y unos 60 mil habitantes. Es considerada de las zonas más productivas de Ecuador.

El lugar bien podría ser llamando un paraíso productivo, de clima agradable, pero se encuentra en medio de un conflicto limítrofe entre las provincias de Manabí y Guayas.

De acuerdo con los registros, La Manga del Cura lleva su nombre en honor al párroco Luis María Pinto, quien en 1928 abrió, a punta de machete, una trocha (manga) desde Calceta hasta Pichincha, con el fin de reducir las horas de viaje entre ambos lugares. De ahí en adelante, la historia para el territorio se vuelve accidentada.

Para los manabitas, la historia es clara, si se toma en cuenta la resolución del 3 de octubre de 1967, emitida por el Tribunal Supremo Electoral para solucionar la disputa de territorio entre El Carmen y Santo Domingo (cantón de la provincia de Pichincha en aquel entonces).

El documento en cuestión señala que en el sitio Las Delicias no habría elecciones, al tiempo que aclara que La Manga del Cura le pertenece a El Carmen.

El actual prefecto manabita, Mariano Zambrano ha señalado en más de una ocasión que el tema no está en discusión, sustenta su tesis en las obras realizadas por el Consejo Provincial en el sitio, en las mediciones efectuadas en 2010 por la Procuraduría General del Estado, la que favorece a Manabí.

Durante sus intervenciones, Zambrano asegura que estos territorios son manabitas; “pero tenemos órganos regulares que los señala la Ley y que debemos cumplir. Debemos demostrar, con documentos nuestra pertenencia de La Manga del Cura”, indica.

Para Jimmy Jairala, prefecto de Guayas, la historia es un poco diferente. Para él, decenas de mapas, resoluciones, decretos, informes demuestran que este sector pertenece a la provincia que él representa. Sin embargo, aclara que el tema va más allá “de quien tiene más papeles”.

Jairala también defiende las obras realizadas por la prefectura de Guayas en la zona en conflicto, al tiempo que asevera que el verdadero problema es que “la hermana provincia de Manabí (como otras provincias en otros sectores) ha ido avanzando y pretendiendo colonizar tierras guayasenses”.

Tanto Jairala como Zambrano han sesionado en La Manga del Cura y en sus intervenciones han resaltado sus intenciones por hacer progresar este territorio que ambos consideran como parte de su provincia.

La vía Santo Domingo-Quevedo permite llegar a La Manga del Cura. En la ruta, rótulos de la provincia de Los Ríos dan la bienvenida a los visitantes. También hay letreros de Guayas y Manabí.

En Santa María, el principal centro poblado de la localidad en conflicto, se pueden observar el restaurant con la mejor sazón manabita y el salón con el saludo a lo “guayaco”, la escuela construida por la prefectura del Guayas y el Tanque de Agua de la Prefectura de Manabí.

Y es este precisamente uno de los problemas que los pobladores sufren en medio de tanta disputa, no saber a quién acudir para el reclamo de las obras, al menos así lo afirma Tito Rivera, habitante del sector. La Manga, como llaman los locales a su tierra, no cuenta con agua potable y  alcantarillado. Estas obran han sido prometidas por ambas prefecturas.

Las exigencias de los pobladores del sector no definido empezaron en 2008, en el marco de la Asamblea Constituyente de Montecristi.

Ahí solicitaban que se resuelva el tema de los límites territoriales a través de una consulta popular. El pedido no fue escuchado.

El tema volvió a la vigencia de la mano de la Ley de Fijación de Límites (que entró en vigencia en abril del año pasado), misma que señala que las disputas por territorios dentro del país deben estar resueltas hasta el 16 de abril de 2015.

De no ser así la norma contempla la destitución de prefectos y alcaldes. Conocido el plazo, las obras de las provincias en disputa comenzaron a llegar a la localidad, indican los pobladores.

El Gobierno Provincial de Manabí (GPM) ha construido más de 25 kilómetros en carreteras y en la última sesión desarrollada en la región firmó 2 contratos para nuevas vías por un $ 1’300.000.

“Nuestro trabajo siempre ha estado presente en La Manga del Cura; ahora buscamos el desarrollo vial y productivo; nuestro trabajo continuará para que la ciudadanía mejore sus condiciones de vida”, expresó Zambrano días atrás con respecto al tema.

Por su parte, desde Guayas llegaron hasta los recintos El Armadillo y el Paraíso de la 14, brigadas médicas y de fumigación para paliar los problemas de salud que ahí se presentan al no contar con un hospital.

“No vamos a solucionar el problema en una conversación, pero podemos acudir, primero, con voluntad y, segundo, con nuestros equipos técnicos, para que comiencen a señalarnos el camino que nos va a llevar más adelante a alguna solución”, dijo Jairala con respecto a la disputa durante una entrevista en un canal de TV.

Jairala ha expresado ser partidario de una reforma en la Ley de Límites que permita aumentar los plazos para resolver los conflictos de su provincia (14 en total) por la vía del diálogo, incluido el de La Manga del Cura. Ante la idea de una prórroga en el plazo, el prefecto manabita, Mariano Zambrano, ha sido enfático en su rechazo.

Así, los habitantes de La Manga del Cura seguirán esperando una solución definitiva para que se acaben los conflictos, que llegue obra de calidad y sobre todo que mejore su expectativa de vida.

Datos

La Manga del Cura lleva su nombre en honor al sacerdote Luis María Pinto, quien en 1928 abrió, a punta de machete, un camino desde Calceta hasta Pichincha, con el fin de reducir las horas de viaje.

Esta localidad tiene alrededor de 600 kilómetros cuadrados. Un promedio de 60 mil personas viven en este poblado, en su mayoría dedicadas a la agricultura.

El promedio de horas de viaje a La Manga del Cura desde Portoviejo es de 4 horas y media, mientras que desde Guayaquil el trayecto se puede recorrer en 4 horas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: