Lira Villalva se alistó toda su vida para la política

01 de diciembre de 2013 - 00:00

La calidez de su voz, no corresponde con la firmeza de su carácter. Esa pensamiento se abandona nada más al saludarla de mano e iniciar una plática. Lira Villalva, gobernadora de Tungurahua y actual líder de Alianza PAIS, al que se vinculó en 2009, siempre lleva el cabello suelto y eso atenúa sus 30 años, recientemente cumplidos.

Pillareña de nacimiento, considera a su terruño una isla de paz, de trabajo agrícola y de valentía. No por nada es la cuna del destacado general Rumiñahui.       

Es una apasionada por la lectura, la declamación y la música. Su padre, Luis Villalva Soria, de quien dice haber heredado la idea de que haya justicia, fue también un político destacado hace 24 años como gobernador y diputado. “Desde que ingresó a la primaria, Lira se caracterizó por su liderazgo. Se sentía cómoda al involucrarse con asuntos sociales y culturales. Su voz era firme al hablar en público”.

Con su hermana mayor, estudió en la escuela de la Unión Nacional de Periodistas. En la secundaria, que la cursó en los colegios Ambato y La Salle, fue parte del voluntariado de la Defensa Civil.

Detrás de su elegancia y rostro risueño, se esconde una mujer capaz de llevar la voz cantante en asuntos complicados. Así lo ha demostrado durante los sobresaltos causados por el proceso eruptivo del volcán Tungurahua, el rebrote de la AH1N1, las visitas presidenciales, entre otros.

La representante del Ejecutivo cree  que el núcleo de la revolución es la familia.Alexis Sánchez, quien a más de ser su amigo y compañero de movimiento político, entiende a Villalva, pues él también fue gobernador. “Es muy entregada a su trabajo. Como coideario he sentido su respaldo en todo momento”.

Sus primeros pasos políticos empezaron como presidenta del Consejo Estudiantil de La Salle, en una época en la que a las féminas no se les permitía sobresalir en estas lides. De aquellos años recuerda a sus amigas, el apoyo de sus padres y hermanas y sus libros de diversos temas que todavía engalanan el escritorio de su oficina en el edificio patrimonial de la Gobernación de Tungurahua, en el centro urbano.

Tras terminar el colegio, empacó sus maletas y viajó a Quito para estudiar Derecho en la Universidad Central del Ecuador.

Una vez allá, fue parte de la Asociación Femenina Universitaria (AFU) y del Foro Urbano y en la Internacional Socialista, asociación para la que fue delegada nacional en un comité latinoamericano.

Es la primera  Gobernadora de Tungurahua y abrió
la puerta a otras  del mismo género.
Sus compañeros admiraron su fortaleza ante el micrófono durante sus discursos. Convencía, estusiasmaba e infundía en las masas unos deseos fervientes de seguir sus ideales y sumarse a la plaza con ella como cabeza visible.

Atribuye a sus padres, Luis Villalva y Cecilia de la Paz Miranda, el gusto e interés por la política. “Vengo de un hogar en el que este tema  siempre fue parte de nuestras conversaciones en la mesa”.

Se posesionó como Gobernadora de Tungurahua el 6 de diciembre de 2012, mediante decreto firmado por el Presidente de la Republica. Lira inauguró así un espacio en este despacho que durante décadas fue ocupado por hombres. “Ha sido un reto muy interesante”, dice Villalva, la última de cinco hermanas, que se preparó durante 29 años para asumir esta responsabilidad y que intuye “es la punta del iceberg en sus aspiraciones dentro de la política nacional”. En su ambiente de trabajo, Lira se encarga de darle un toque de calidez y sobriedad a su oficina.

Carlos Pangol, periodista ambateño con 52 años de experiencia y asistente fiel a las ruedas de prensa que la Gobernadora ofrece cada jueves, tiene sus apreciaciones. “Es una joven profesional muy segura de sí misma, con conceptos claros y discurso muy creíble y definido. Creo que Lira es digna sucesora y heredera de su padre, quien además de político, se destacó como poeta y docente universitario”.

Entre los recuerdos grabados a fuego en la memoria de Villalva, se destaca  el de su tío materno Luis Pérez, herrero de profesión, a quien mira como ejemplo de fuerza, humildad y trabajo arduo.

Mientras cuenta todo esto y se acicala su larga cabellera lacia, acelera su relato y se muestra emocionada  de llegar al momento de hablar acerca de su vinculación con el Movimiento Alianza PAIS. “Me siento identificada con Rafael Correa. Creo que él es el revolucionario más importante del Ecuador, porque ha transformado la Patria por completo”, dice con un tono de voz que no admite dudas.

Y añade haberse sentido atraída por el ideal revolucionario y de cambio del mandatario desde el inicio de su administración. “Después de graduarme como abogada, y de un pequeño lapso ejerciendo mi profesión, fui convocada por el Movimiento Alianza PAIS de Pillaro, en el ámbito juvenil, en calidad de invitada para formar parte de las lista de concejales urbanos en las últimas elecciones seccionales”.

En esas circunstancias, fue la edil más votada en agosto de 2010. En el Concejo Cantonal, conformado por cuatro mujeres y tres hombres, demostró porqué la política corría por sus venas.

Su nombre, según sus progenitores, le fue impuesto porque ella expresa paz, armonía y serenidad.

Después de tres años haberse vinculado a la organización política, en agosto de 2012, fue designada como la Directora Provincial de este movimiento y, el 6 de diciembre, tan solo cuatro meses después, se posesionó como Gobernadora, cargo que, según ella, dejar abierta la puerta para otras mujeres preparadas.

¿Cómo se vé en cinco años? Villalva responde que casada y con un hogar formado, porque considera que uno de los objetivos más importantes de las mujeres es cumplir con el ciclo lógico de la vida. “Creo firmemente que el núcleo de la revolución es la familia”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: