Esta joya arquitectónica de latacunga fue construida en 1640

La Merced necesita de una reparación a corto plazo

- 01 de agosto de 2014 - 00:00
La cubierta del templo tiene goteras que causan daño al resto de la infraestructura cada vez que llueve. Foto: Silvia Osorio / para El Telégrafo

Esta joya arquitectónica de latacunga fue construida en 1640

Entre las calles Juan Abel Echeverría, Manuel de Jesús Quijano y Ordóñez, en el centro de Latacunga se encuentra la Iglesia de La Merced, construida en 1640. Esta joya arquitectónica está deteriorada por el paso del tiempo y requiere una urgente restauración.

Los Dominicos, sacerdotes encargados del templo, no cuentan con presupuesto para la reconstrucción. Afirman que las donaciones que muchos solicitan en nombre de la Virgen de La Merced o de las fiestas de la Mama Negra, simplemente no llegan.

Las solicitudes de contribuciones oficiales deben contar con la firma de Daniel Vélez, superior de la orden de los Dominicos, encargados del templo.

Entre $ 25 mil y $ 30 mil se necesitan para cambiar las tejas deterioradas por las que se filtra el agua de lluvia que humedece el techo. Además, hay desprendimientos de la cornisa. Una cantidad similar se requiere también para cambiar las vigas de madera. Sin embargo, la iglesia no cuenta con fondos.

El Superior de los Dominicos insistió en que es necesario darle mantenimiento. “Esto no significa que el templo se esté cayendo. Por favor no alarmen a la gente, si fuera esa la situación yo tampoco podría entrar a dar misa”, precisó.

En septiembre son las fiestas patronales de la Virgen, es decir, de la Mama Negra festejadas por las vivanderas de El Salto y La Merced.

Debido a la cosmovisión de los feligreses, el licor es uno de los ingredientes de las celebraciones, lo que deja consecuencias vinculadas a la delincuencia y al desorden.

Por ello los Dominicos promueven la campaña, ‘Fiesta de la Merced, con amor, fiesta de la Merced sin licor’. Esto con la idea de posesionarse en el imaginario colectivo rescatando la verdadera esencia de la fiesta, cuyo sentido es profundamente religioso, defendió Vélez.

Para Gabriel Rosas, latacungueño, la iniciativa  de los sacerdotes le resulta apropiada, pues desde su profesión de taxista ha visto cómo los delincuentes se aprovechan de la gente que abusó del licor.

Los actos en honor a la Virgen empiezan el sábado 2 de agosto, con el Hornado Mercedario a realizarse en el Mercado Pichincha en las afueras de la iglesia.

El sábado 13 de septiembre será el pregón y el inicio oficial de la Mama Negra. El miércoles 24 de septiembre se hará la misa campal.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: