Fuego reduce a cenizas la vegetación en Molleturo, Azuay

- 17 de octubre de 2018 - 00:00
Así lucen los terrenos en Molleturo tras los incendios forestales desatados la semana anterior. Hasta ayer no podían ser sofocados por los bomberos.
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Según un cálculo realizado por el Cuerpo de Bomberos de Cuenca se han quemado más de 200 ha de chaparro en dos sectores de esta parroquia.

En el sector de Pavaurco y Chacanseo, perteneciente a la parroquia Molleturo, cantón Cuenca, todo quedó reducido a cenizas con el incendio forestal que se inició la semana pasada.

En estos lugares solo huele a quemado y las cenizas se levantan con el viento que a momentos sopla en el sitio. La mayor parte de vegetación desapareció del lugar, mientras los árboles más fuertes sí resistieron las llamas.

El fuego fue controlado en algunos sectores, pero en otros se activó, lo que complica incluso el trabajo del personal del Cuerpo de Bomberos, de los militares y de los trabajadores de la Prefectura que también colaboran en el control del siniestro.

Este martes 16 de octubre se esperaban lluvias en Molleturo, pero al final esto no sucedió, al contrario, el intenso sol más bien contribuyó con la propagación de las llamas en diferentes puntos.

“Estamos trabajando a toda nuestra capacidad, pero a momentos se complica ya que el terreno es muy agreste y muy peligroso para las personas que laboran”, explicó el comandante del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, Patricio Lucero. El funcionario agregó que son más de cien personas las que se encuentran en el sitio luchando contra el fuego.

Para el jefe de los Bomberos son más de 200 hectáreas de vegetación las que se han perdido hasta el momento.

Desde el kilómetro 45, partiendo desde Cuenca hasta Molleturo, el humo de los incendios forestales cubre las montañas y no permite divisar la vegetación. Los habitantes de la zona creen que son los propios vecinos los que prenden fuego para, según ellos, “curar” las tierras para el sembrío.

También se presentó otro incendio aparte de Molleturo, este se dio en la parroquia Chaucha, donde 40 ha de bosque terminaron incineradas, “pero ya fue controlado”, dijo el comandante Lucero.

Luego del mediodía de este martes 16 de octubre, otro flagelo alarmó a los ciudadanos en el barrio Santa María del Vergel. Ahí trabajaron 12 bomberos, nueve guardias ciudadanos, dos policías y una patrulla. También se activó el aeropolicial con equipo de bambi bucket para apoyar en las zonas de mayor conflictividad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: