Incendio arrasa con 200 hectáreas de montaña

05 de noviembre de 2013 - 00:00

Al menos 200 hectáreas de bosque de pino, pajonal y chaparro, en el sector de Soldados-Cancán, en la parroquia de San Joaquín, fueron consumidas por las llamas desde el domingo. 

Personal del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), militares y helicópteros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional lucharon para detener el fuego que amenazaba al Parque Nacional El Cajas.

Las autoridades  de Azuay ordenaron  una investigación para determinar las causas de la quemaDurante un sobrevuelo realizado ayer por una de las naves, se determinó que las zonas afectadas se encuentran dentro de un área protegida, sin embargo, no pertenece al Parque Nacional El Cajas.

Según, Luis Almeida, comisario de Policía y delegado del Gobernador, en la mañana del domingo guardabosques de la empresa Etapa alertaron del flagelo.

La quema de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Gestión de Riesgos, ya había consumido hasta ese día aproximadamente 80 hectáreas de terreno. Señaló que el incidente se produjo en una zona de difícil acceso.

Añadió que ayer aumentó considerablemente en dirección al oeste, por ello a las 11:00 de este lunes se activó la Mesa 5 de Comité de Operaciones Emergentes, COE. “Ayer el flagelo se incrementó notablemente debido a que no hay lluvias en los últimos días y de que además existen fuertes vientos que han ayudado a que se propaguen las llamas”, dijo.

Personal de las diferentes entidades como Gobernación del Azuay, Fiscalía Provincial, Fuerzas Armadas, Etapa, SGR, Bomberos de Cuenca, Ministerio del Medio Ambiente, Coordinación de Salud, Policía Nacional, entre otras, se reunieron en las instalaciones del Comando Conjunto de las FF.AA. donde se procedió a tomar decisiones para controlar el siniestro.

Guardaparques de Etapa trabajan desde el domingo con 5 personas. Desde ayer el número de personal se incrementó a 20.

A ellos se sumaron 10 guardaparques del Ministerio del Ambiente y cuatro personas del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, que acudieron al lugar para entregar herramientas forestales. Por parte de las Fuerzas Armadas se movilizaron 96 hombres, divididos en tres equipos: dos de ellos ingresaron por tierra y el otro grupo por vía aérea “para tratar de combatir el incendio por varios frentes, tanto desde la parte inferior como superior”, dijo Roberto Váscones, comandante de la Tercera División del Ejército Tarqui. “Esperamos que con los tres equipos de las Fuerza Armadas y personal de las otras instituciones se pueda controlar el incendio”, explicó.

Dos helicópteros se sumaron al control, uno aeropolicial y otro proveniente de Quito, un MI-17 que inicialmente se encargaron de trasladar al personal al sitio y luego procedieron con las canastillas a lanzar agua. “El último tiene capacidad para 2.500 litros de agua y por la dificultad del sector donde se produjo el flagelo era necesario utilizar estos medios”, añadió Váscones. Por parte de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos se coordinó la adquisición de 100 kits para ser entregados al personal que se movilizó a dicho lugar. Hasta ayer las autoridades de la provincia del Azuay desconocían las causas del flagelo e iniciaron las investigaciones correspondientes.

"Vamos a tener ataque directo desde tierra y aire, ya que el fuego está descendiendo”, insistió Váscones. Las autoridades indicaron que el sector donde se produce la quema no es parte del Parque Nacional, pero está cerca del mismo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: