La iglesia de El Rosario es reconstruida en Manta

- 20 de octubre de 2018 - 00:00
Leiberg Macías (i) muestra a ciudadanos de Tarqui la maqueta de cómo será la iglesia, cuya obra de reconstrucción se inició el jueves pasado.
Foto: Vivian Zambrano / El Telégrafo

La obra religiosa contribuye con la regeneración del centro de Tarqui, sector que fue devastado por el terremoto de 2016. La inversión es de $ 600.000.

En un plazo de seis meses se construirá la iglesia El Rosario de Tarqui (Manta), que fue demolida tras ser afectada por el terremoto del 16 de abril de 2016.

El pasado 18 de octubre se colocó la primera piedra de la obra, que se edificará con un crédito de $ 600.000 al que accedió la comunidad salesiana.

Se trata de la segunda obra que los salesianos avalan. La primera fue la construcción de la Unidad Educativa San José, también afectada por el sismo, cuya inversión supera los $ 7’600.000.

La compañía que construirá el templo es Etinar y la fiscalizadora es TecnoEstudio. Habitantes de Tarqui como Pablo Guerrero  destacaron que se sienten motivados, porque ya se ve que hay movimiento en el terreno.

“Esta es nuestra iglesia y extrañamos acudir a ella”, detalló. Luis Mosquera, director de la Obra Salesiana en Manta, explicó que la gente venía insistiendo en tener un templo parroquial. Explicó que como comunidad salesiana se han dado algunas respuestas, pero no se obtuvo todo el presupuesto que se necesita para la edificación por ello acudieron a un crédito.

“Confiamos que la gente se seguirá sumando a esta iniciativa y en cuestión de seis o siete meses tendremos un templo que también ayude a que nos encontremos cada vez más con Dios, a que fortalezcamos la fe y a que Tarqui se siga reactivando con perspectivas nuevas”.

Para los inicios de los trabajos se ha aportado con el 50% de los recursos. El diseño de la edificación es contemporáneo. Explicó que por parte del Comité de la Reconstrucción hubo un ofrecimiento para la obra pero nada en concreto.

David Stay, de la compañía fiscalizadora,  expresó que los trabajos se inician con el tratamiento de la cimentación, que es un método de suelo reforzado que se hará con unos micropilotes. La altura de las paredes será de 12 metros, ante ello se generará una serie de estructuras secundarias para que sea consistente.

Actualmente los eventos religiosos se realizan en el templo San Pedro y San Pablo, lugar donde además la comunidad invirtió $30.000 para readecuaciones. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: