Herrera: “Queremos pasar al segundo capítulo del proceso: la reactivación productiva”

- 19 de abril de 2018 - 00:00
José Herrera Secretario Nacional de Reconstrucción.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El 16 de abril de 2016, un terremoto de 7,8 grados de magnitud causó daños severos en Manabí y Esmeraldas. La reconstrucción se enfocó en vialidad, vivienda, salud, educación y en proyectos cantonales de agua potable.

A dos años del terremoto de 7,8 grados de magnitud que sacudió Manabí y Esmeraldas, la reconstrucción de las zonas afectadas y la reactivación económica están encaminadas, pero aún quedan acciones por ejecutar reconoce José Herrera, secretario nacional de Reconstrucción y Reactivación Productiva.

En cuanto a la ejecución de obras en Esmeraldas y Manabí ¿Cuál es el balance?
Para que las obras se concreten se necesita financiamiento. El universo de la recaudación bordea los $ 3.000 millones. $ 1.500 millones provienen de la solidaridad del pueblo ecuatoriano, a través de la recaudación del 2% del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Los otros $ 1.500 millones corresponden a varias fuentes de financiamiento, entre ellas el presupuesto general del Estado y donaciones. Todos estos montos se han usado en obras importantes.

¿Cómo cuáles?
Uno de los logros es la vialidad. Esta se recuperó casi de forma inmediata. Otro avance se registró en el área educativa. En 2017 las clases se iniciaron en unidades educativas aptas para los niños y adolescentes. A esto se suman las obras relacionadas a viviendas. Los planes habitacionales representaron una fuerte inversión. ¿Se pudieron construir más? Quizás sí, pero esas son las cosas que ya no se hicieron. Ahora estamos enfocados en lo que se puede hacer.

En la actualidad estamos haciendo una planificación de las nuevas obras. Lo que queremos hacer es pasar al segundo capítulo de este proceso que es la reactivación productiva.

En esa área ¿Qué acciones se están ejecutando?
Estamos trabajando en planes y proyectos de reactivación productiva. Para ello, desde el Gobierno, estamos empeñados en diseñar planes que apunten a la economía popular y solidaria, al pequeño comerciante, pero que también lleguen a los sectores hotelero, camaronero. Diseñamos productos financieros que permitan un desarrollo sustentable.

Hasta la actualidad, 1.800 comerciantes fueron reubicados, para ello se invirtieron $ 13 millones. También hubo financiamiento de la banca pública con más de $ 200 millones en créditos. Se han reestructurado y refinanciado deudas por casi $ 5,6 millones.

En mayo pasado se cerraron todos los albergues de Manabí y Esmeradas ¿Quienes vivieron en estos espacios cuentan con viviendas?
Se entregaron bonos de reparación por $ 4.000 para las casas afectadas por el sismo, y se planificó la construcción de viviendas 19.569 en terrenos propios con una inversión de $ 10.000, obras que son ejecutadas por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi).

En total se ha contratado más de 38.599 unidades habitacionales y se han entregado 32.679 viviendas. 6.856 están en proceso de contratación para ejecutarse en los próximos meses.

6.000 intervenciones son las que faltan por realizar, 2.932 en terrenos propios y el resto se trata de intervenciones con bonos de reparación, a los cuales se les está haciendo la verificación del caso. Las personas que no tienen vivienda accedieron a los bonos de acogida, se ubicaron en casas de familiares o alquilan de acuerdo a sus condiciones económicas.

Las nuevas unidades habitacionales tienen diseño sismorresistente y no tendrían ningún riesgo en caso de producirse nuevos movimientos telúricos.

En el tema de servicios básicos ¿Cómo está la dotación de agua potable en Esmeraldas y Manabí?
La dotación de agua potable, que era un requerimiento de todos los cantones, no necesariamente por el terremoto avanza. Pedernales, por ejemplo, tiene una obra con inversión mayor a los $ 20 millones por agua potable.

Se está construyendo una captación sobre el río Coaque de primer nivel que le permitiría, eventualmente, captar el doble de lo que hace en este momento.  Con esto Pedernales tendría agua segura hasta 2040. Esta planta está diseñada con la opción de tener un segundo momento de crecimiento.

También se ha construido la Red de Agua Potable. En la zona de Tarqui (Manta) se contrató una red de distribución de agua potable y alcantarillado, mientras que en Jama y Pedernales (norte de Manabí) se invirtieron $ 20 millones en las obras de captación de agua y las plantas potabilizadoras que van a servir a esas poblaciones.

En Bahía de Caráquez también se intervino y se invirtió $ 3 millones en redes que no fueron necesariamente afectadas por el terremoto pero que había la necesidad, y se lo hizo en ese momento, al igual que los tanques de almacenamiento.

En el área de salud ¿Cuál ha sido la intervención?
Recibimos una donación importante de China que será devengada en la construcción de casas de salud. El hospital de Chone está a punto de iniciar su construcción, luego seguirá el hospital de Bahía, el de Pedernales se levantará con un crédito del Banco Mundial. La inversión fue mayor en Manabí por su grado de afectación en relación a la provincia de Esmeraldas.

Se conoce que ciertas obras de la reconstrucción tuvieron fallas técnicas ¿Se superaron ya estos inconvenientes?
Existen logros y como en todo proceso también se registraron errores que los estamos corrigiendo. Todos los detalles técnicos los hemos superado, para ello hemos tendido la buena voluntad de todas las entidades que ejecutan las obras. También trabajamos de forma coordinada con los gobiernos locales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: