Entidad revela casos de hijos que golpean a padres

12 de diciembre de 2013 - 00:00

Las denuncias de supuestas agresiones de hijos a padres presentadas a una organización de defensa de derechos fueron expuestas el cierre de la campaña Chimborazo Vive los Derechos y la Equidad.

La Casa de la Mujer recibe en promedio 10 quejas formales por día de casos de violencia dentro del hogar.

De estos, al menos 3 son por ataques de vástagos a sus progenitores.

Carmen Montes, asesora jurídica de la Red Intersectorial de los Derechos Humanos (Ridech), expresó su preocupación por estos hechos.

“Antes era el esposo el principal agresor, pero en la actualidad esto ha cambiado. Nosotros les ofrecemos primero la ayuda legal y posteriormente les brindamos una atención sicológica ya que esto derrumba emocionalmente a las progenitoras”.

Añadió que no es que la violencia ha aumentado sino que ahora las personas empezaron a denunciar los casos.

“Muchas madres sienten miedo y vergüenza por estas situaciones y por eso no dicen nada. Sin embargo, es necesario que no se queden calladas ya que esto solo empeora la situación familiar”.

Estos hechos salieron a la luz durante una casa abierta para socializar el trabajo que hacen autoridades y organizaciones de la sociedad en defensa de los derechos de los sectores más vulnerables.

El acto fue organizado por funcionarios de la Defensoría del Pueblo, en conjunto con los representantes de 27 entidades que forman la red.

Cada institución entregó información sobre su labor y lo que hacen para evitar que se vulnere la ley.

La Ridech, durante este año, ha impulsado diversas actividades entre las que se destacan la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la Prevención de los Embarazos en las Adolescentes y la Lucha Contra la Violencia de Género.

Sin embargo, pese a todas estas campañas de concienciación pública, en Chimborazo continúan registrándose casos de vulneración de los derechos, en especial en los grupos frágiles de la sociedad como son las mujeres, niños y niñas, personas de la tercera edad y gente con algún tipo de discapacidad.

Paúl Mancero, defensor del Pueblo, explicó que hay situaciones en las que se debe seguir trabajando para que se respeten los derechos.

“La discriminación, la discapacidad, la diferencia de etnias, es algo que todavía prevalece en Chimborazo y debemos continuar enfocándonos en la resolución de estos inconvenientes”, añadió.

Uno de estos casos es el de Fausto Tamayo, quien tiene una discapacidad del 55% de su cuerpo.

Para él, en Riobamba no se cumple con dar accesibilidad en los edificios públicos para personas que tienen dificultades para caminar.

“Nosotros tenemos que hacer esfuerzos muy grandes para realizar los trámites diariamente. En el edificio de los juzgados no hay rampas y las oficinas quedan en pisos a los que no podemos acceder, esto también es vulnerar nuestros derechos”, denunció.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: