En Ambato se recuerda el Inti Raymi con cánticos, plegarias y ofrendas frutales

- 27 de junio de 2016 - 15:36
Foto: Carlos Novoa / El Telégrafo

Los festejos en conmemoración del Inti Raymi, celebración ancestral en honor al Sol, continúan en la Sierra centro y parte de la Amazonía. Durante el pasado fin de semana, en cantones de Chimborazo, Cotopaxi, Pastaza, Bolívar y Tungurahua, se realizaron eventos a fin de agradecer al astro rey, una de las deidades de la etnias andinas, por la generosidad del suelo, prosperidad, la vida y más bendiciones.

Inti Raymi son dos vocablos quichuas que en castellano significan fiesta del Sol. Antiguamente se la llamaba Wawa Inti Raymi (fiesta del sol niño), era una ceremonia incaica con presencia en los actuales territorios de Ecuador, Colombia, Chile, norte argentino (Jujuy) y Bolivia; y desde antaño tiene lugar en el solsticio de invierno del hemisferio sur, es decir entre el 21 y 24 de junio.

Esta mañana el distrito de Salud 18D01 de Ambato, en coordinación con la Asociación de Hombres Sanadores de Tungurahua, conmemoró esta importante festividad en la Plaza Cívica-Mercado Urbina, ubicada en el centro de la ciudad, en presencia de al menos 300 personas y con varios rituales autóctonos. Uno de ellos es el agradecimiento y honores a los cuatro elementos del planeta que facilitan la vida, como son tierra, agua, aire y fuego.

“Todos los seres vivos agradecemos en esta fecha al Sol, por sus múltiples bondades. Entre ellas la vida, sin él no es posible que las criaturas del universo subsistan, así como el calor, elemento que facilita los procesos de maduración de nuestros cultivos, el bienestar del ganado e influye positivamente en el estado de ánimo y salud del ser humano. En tal virtud hoy hemos levantado oraciones y entonado cantos a fin de que la esencia de las ofrendas florales y frutales presentadas, suban y sean recibidas con gratitud”, dijo Gladis Borja, presidenta de la Corporación de Hombres Sanadores de Tungurahua.

Este gremio lo componen 14 personas conocedoras de la medicina y saberes ancestrales, de los nueve cantones de la provincia. Muchos de ellos estuvieron presentes durante la ceremonia, misma que se realizó alrededor de una cruz andina, formada por ocho puntales de tela blanca y azul, en los que se depositaron canastos con las primicias de cosechas (ofrendas) y representaciones del agua, tierra y aire, de forma alternada; y en medio una vasija de barro con el fuego.

Marcia Masaquiza, especialista distrital de promoción de Salud Intercultural, señaló por su parte la importancia de que la entidad sanitaria estatal reconozca estos saberes.
“Hace algunos años estos conocimientos ancestrales eran ignorados por los modernos sistemas de salud. Hoy, gracias a un compromiso político con el bienestar de la población y la continuidad de la cultura ancestral andina, se reconoce que estos saberes pueden aportar al bienestar de la poblción; y por ello el Ministerio de Salud promociona la celebración de los cuatro raimys que se celebran al año, es decir: Pawkar Raymi, Inti Raymi, Koya Raymi y el Kayak Raymi”, dijo.

Estas festividades tienen lugar de febrero al 21 de marzo, entre el 21 y 24 de junio, el 21 de septiembre y el 21 de diciembre, respectivamente.

Tras elevar más plegarias, a continuación se realizó una límpia colectiva con yerbas. Similar a la bendición que un sacerdote católico realiza a un bien material, una mujer de la Corporación de Hombres Sanadores rodeo al grupo de asistentes sacudiendo ramos de plantas en sus manos, a fin de espantar las malas energías y atraer la buena suerte.

Esto en medio de cánticos en idioma quichua, lo que antecedió a la pampa mesa. Este rito gastronómico consiste en compartir con los presentes productos agrícolas, como mellocos, habas y maíz, cocidos en ollas de barro y pan. Esto con el fin de promover el diálogo y socialización de temas relevantes de la población, mientras se alimentan. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: