El IESS estudia renovar el antiguo hospital del ente

20 de junio de 2012 - 00:00

Después de 12 años, el viejo edificio donde funcionaba el Hospital del Instituto de Seguridad Social (IESS) será reconstruido.

Existen tres etapas para su arreglo que tendrá un costo cercano a los $ 10 millones y que será financiado por la entidad social.

El año anterior se realizaron estudios sobre el estado estructural del edificio y la prueba pasó satisfactoriamente. Posteriormente el Consejo Directivo aprobó los proyectos que se van a realizar en ese espacio, los cuales son: construcción del Hospital del Día para que se traslade allá el centro de atención ambulatorio, conocido también como el dispensario de San Alfonso.

Tiene este nombre porque ampliará la atención en especialidades, pero tendrá una zona de quirófanos y hospitalización para cirugías que se den en ese momento. Según el director provincial, Ramiro Ordóñez, “son operaciones que se  realizan en la mañana y el paciente puede ser dado de alta en la tarde”.

El segundo proyecto es el centro gerontológico para uso del adulto mayor que será denominado “Club El Remanso”, en donde habrá un bloque de consultorios y la Clínica  del Dolor.

Allí se podrá tratar a personas con enfermedades crónicas. “En ninguna parte le dan este servicio y solo le dicen ‘vaya nomás’, pero acá será todo lo contrario”, indicó el funcionario. El centro  estará ubicado en la parte posterior del viejo edificio y ocupará un 33% del área total del predio.

En este lugar se construirá un parqueadero subterráneo para dar servicio, no solo a los usuarios, sino al público que trate de llegar al centro histórico. El espacio será para 160 vehículos con dos niveles. Se pretende edificar también un espacio verde con jardines para contribuir al ornato y también a los espacios dedicados al esparcimiento.

Para los próximos días está previsto que se llame a concurso para levantar el edificio que tiene un costo de $ 4 millones.

“Esta es una construcción nueva y tendrá todos los elementos que se necesitan para la atención a los afiliados”, dijo Ordóñez.

Antes de las grandes construcciones y readecuaciones, en el viejo edificio ya comenzó un proceso con trabajos de reparación y está a cargo de las unidades médicas.

“Está prevista también la instalación de cuatro quirófanos. En la primera fase se instalarán los dos primeros”, indicó el director, “estos instrumentos tendrán un costo de $ 2 millones y todo está presupuestado, por lo tanto, no habrá problemas”.

Para los usuarios de la casa de salud, ya era el momento para que se realizaran adecuaciones.
“Este viejo hospital se estaba dañando. Vea usted: lleno de hierbas por todos lados”, dijo Carlos Pesántez, quien indicó  -además- que es necesario que el dispensario de San Alfonso sea reubicado porque resulta demasiado estrecho para atender a cientos de personas, sobre todo ancianos que llegan hasta este lugar.

“A veces uno tiene que llegar a las 6 de la mañana y hay largas colas y debemos permanecer por largo tiempo esperando los turnos”, manifestó este jubilado, que llegó para hacerse atender de una dolencia en el estómago.

También Marcela Ortega dijo que la reconstrucción del viejo hospital estaba a la espera por varios años y que nadie se preocupó del mismo, “sin pensar en el beneficio que pueden dar a las personas que tienen  dolencias”.

Según el director provincial del Seguro, el Gobierno, por intermedio del IESS, optó por hacer los arreglos a un edificio que estaba en proceso de destrucción.

El Centro de Gerontología y el Hospital del Día tienen su presupuesto para este año.
“Lo que falta definir es la Clínica del Dolor y el bloque de consultorios, pero se harán las gestiones para levantarlos en este año o se verá el presupuesto para el año venidero”, manifestó.

Por su parte, el director médico del hospital Alfonso Carrasco, Marco Calderón, señaló que la provincia necesita  más dispensarios médicos,  ya que la población requiere lugares de atención.

Según el galeno, el dispensario del IESS ubicado en el sector de San Alfonso es muy reducido y poco funcional. “Se debería  remodelar y poner en funcionamiento el viejo hospital del IESS que está en la avenida Huayna Cápac, pero  mantener una unidad de dispensario en San Alfonso”.

Para Calderón, la reconstrucción del viejo hospital será de mucha utilidad por cuanto se siente la necesidad de dar atención a los afiliados que cada día llegan en mayor número.

“Hay que aprovechar todos los lugares porque en Cuenca se requieren, al menos, unos tres grandes dispensarios para dar atención”, manifestó el médico. Según Calderón al hospital Alfonso Carrasco, de varias provincias del sur llegan todos los días -en promedio- 1.400 personas para atenderse por consulta externa.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: