En 3 semanas estaría el proyecto de ordenanza

Edil propone regular la venta de fuegos artificiales

- 05 de agosto de 2014 - 00:00
En la provincia existe un gremio de Pirotécnicos de Azuay, integrado por alrededor de 45 artesanos. Foto: José Luis Llivisaca / El Telégrafo

En 3 semanas estaría el proyecto de ordenanza

Fortalecer el trabajo artesanal de las personas que elaboran fuegos artificiales, establecer prohibiciones en cuanto a la ubicación de talleres y a la venta de determinados artículos por su carga explosiva, son los 3 aspectos que contempla la propuesta de ordenanza que regula la fabricación y manipulación de estos artefactos en Cuenca.

El edil Carlos Orellana, proponente del proyecto, indicó que durante la semana anterior él y otros concejales visitaron pequeñas fábricas de la provincia, alrededor de 45 locales que se encuentran asociados.

El objetivo fue socializar la propuesta, con el fin de que aporten con la construcción del documento que, según Orellana, velará por defender el trabajo artesanal destacando el patrimonio intangible propio de la ciudad, establecerá normas de seguridad y regulará su venta.

Añadió que los fabricantes se convirtieron en la pieza clave y fundamental de la propuesta. “Visitamos los talleres y nos explicaron el proceso de elaboración. Lamentablemente la gente, al desconocer esto, ha satanizado esta labor, sobre todo porque hubo talleres que se han ubicado de forma irresponsable el centro de la ciudad o centros poblados”, dijo.

El taller de Mariana Belezaca, presidenta del Gremio de Pirotécnicos del Azuay, ubicado en la parroquia Turi, fue uno de los visitados. Ella sostuvo que su trabajo cumple con todas las medidas de seguridad establecidas.

Durante la próxima semana tienen previsto reunirse con autoridades de la Fiscalía, Cuerpo de Bomberos, Ejército y Control Municipal, para pulir el documento.

De acuerdo con el concejal se convertirá en una herramienta para garantizar la seguridad de las personas y evitar los siniestros.

Se prevé que el primer documento del proyecto esté listo en 3 semanas para que el Concejo Cantonal lo conozca en primer debate.

A la edil Dora Ordóñez, quien desconoce bajo qué términos está planteada la propuesta, le preocupa que vaya a ser una ordenanza restrictiva.  

“A mí me llama la atención que tengamos que trasladarnos hacia un terreno alejado para que podamos apreciar este tipo de actividad. Me parece que deberíamos construir (la ordenanza) en función de que hay elementos de índole cultural y ancestral”, concluyó.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: