Autoridades buscan hacer un trabajo integral en los colegiales

Desatenciones afectan el comportamiento de jóvenes

- 23 de noviembre de 2014 - 00:00
Los profesores son un pilar importante en la formación del comportamiento de los jóvenes estudiantes. Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

Autoridades buscan hacer un trabajo integral en los colegiales

Al sonar la sirena, los estudiantes se dirigen a sus salas de clases. Los docentes están a la espera. Entre el bullicio de los jóvenes se escuchan las voces de los inspectores, quienes animan a los chicos a ingresar al salón en orden.

¿Quién no recuerda al diligente inspector que supervisaba y aconsejaba para que se mantenga el buen comportamiento? ¿Comportamiento?, ¿qué es y cómo  se presenta  en los colegios de Manta?

Consiste en una forma de proceder de las personas o grupos  frente a los estímulos y en relación con el medio en que se desenvuelven. Cuando se producen faltas graves de comportamiento por parte de los estudiantes se aplican las normas que establece la Ley Orgánica de Educación Intercultural en su artículo 330 y 331, acompañadas de un proceso de derecho.

Exciaver Párraga, inspector General de la Unidad Educativa Cinco de Junio, dice: “El proceso es exigente, nace por el expediente que deben presentar el docente, el inspector de curso o la persona que en ese momento pudo percatarse de la acción disciplinaria”. Cuando no se cumple el proceso de manera correcta, puede tardar la aplicación de sanción, aunque no solo se busca sancionar, también existe la posibilidad de la mediación.

“Aplicamos las estrategias de mediación entre estudiante, padres de familia, el departamento de Consejería Estudiantil (DECE) y psicólogos, para que el joven comprenda que ha incurrido en una falta y cambie de actitud”, resalta Párraga.

Cuando la falta es considerada como muy grave o hay reincidencia, esta debe ser conocida por el Distrito de Educación al que pertenece la institución.

El mal comportamiento es un problema que carcome a la sociedad, por lo cual debe ser, en lo posible, erradicado.

Estas actitudes incorrectas se presentan en la mayoría de las instituciones educativas. “El mal comportamiento es creciente, como también es creciente el interés de las autoridades en tener al mejor personal, enfocado en la atención a los jóvenes”, manifiesta el docente.

El departamento del DECE del 5 de Junio ha recibido a más de 12 especialistas en psicología educativa y clínica en los últimos meses, al igual que otros colegios.

El número de especialistas designado es considerando de acuerdo a la población estudiantil para brindar atención profesional a estudiantes y fortalecer vínculos con padres y demás miembros de la comunidad educativa.

¿Qué piensan los jóvenes de su comportamiento?

Carlos y Jean Pierre son 2 estudiantes de un colegio local, a quienes se ha señalado como inquietos. Al preguntarles sobre lo que piensan acerca de su manera de actuar, ellos indican: “Somos iguales a cualquier joven, pero tenemos momentos en que nos desagrada que no nos tomen en cuenta y es ahí cuando reaccionamos de manera equivocada”.

No saber diferenciar el tiempo para juegos y el de estudiar es lo que ocurre con mayor frecuencia. A veces, el mismo grupo incita a que se boicotee la clase, pero cuando la autoridad va a aplicar sanción, todos niegan ser partícipes y en algunos casos acusan al que tiene antecedentes disciplinarios, logrando así que sea cada vez más perjudicado y mal visto ante los docentes.

Carlos dice: “Primero aplauden las bromas, pero luego me acusan de ser el malcriado. Muchas veces no comprendo a mis amigos”. Este joven indica que parte de su mal comportamiento es que sus padres no le dan la atención adecuada. “A ellos les interesa más el trabajo que estar pendiente de mis necesidades personales. Claro que el trabajo es bueno, pero no deberían descuidar a los hijos” manifestó Jean Pierre.

¿Es posible cambiar?

Ante esta posibilidad, Carlos opina: “Pienso que lo puedo hacer, pero la vida pasiva me aburre, el estar quieto sin hacer nada y permanecer callado sin poder brindar mi opinión me ‘achaca’ más”.

Con estrategias como las actividades extracurriculares que mantiene el Ministerio de Educación se puede cambiar el ritmo de vida de los jóvenes, solo está en disponer de los currículos que el joven realmente necesita.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: