Esta marcha solidaria se volvió una tradición desde 1951, 2 años después del terremoto del 5 de agosto de 1949, con el fin de levantar el ánimo de los sobrevivientes

Danza y flores, la esencia del desfile ambateño

- 08 de febrero de 2016 - 00:00
Gabriela Hervas, señorita Gobierno Municipal de Ambato, se exhibe en un carro alegórico manufacturado íntegramente con flores, plantas y frutas que provienen de Patate, Cevallos, Pelileo y otras poblaciones.
Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

Los atractivos diseños de los carros alegóricos, la destreza de los grupos estudiantiles, el profesionalismo de las delegaciones folclóricas internacionales y la presencia de reinas locales y cantonales hicieron de este evento estelar uno de los más multitudinarios de la región central. La avenida Cevallos y la calle Bolívar estuvieron llenas con miles de visitantes de Ecuador y del exterior por más de 3 horas.

Miles de personas, entre ambateños, ciudadanos de otras provincias y extranjeros, presenciaron ayer el colorido desfile por la LXV Fiesta de las Frutas y de las Flores (FFF) 2016. Desde antes de las 09:00, los asistentes se ubicaron a lo largo de la avenida Cevallos, arteria principal de la capital tungurahuense.

La mañana fresca se volvió calurosa conforme avanzaba este espectáculo, considerado uno de los eventos estelares de la FFF. Otro de los actos importantes es la Ronda nocturnal que se efectúa hoy a las 19:00.

El desfile, cuyo lema fue ‘Ambato siente’, lo integraron 16 carros alegóricos construidos por las hábiles manos de los artesanos locales.

La reina de la ciudad, Iveth Castro, abrió la marcha con un espectáculo a bordo de un carro, seguido por otros similares. Los automotores iban intercalados con los grupos de danza y sus delegaciones de Ecuador, México, Chile, Bélgica, China y Argentina. Ellos dieron vida también a otra representación: El Festival Internacional del Folclore.

Los temas de los diseños tomaron como referencia actividades locales como los trabajos en hojalata, cuero, barro, tapices, madera, paja toquilla, filigrana, tagua y tejidos.

Además, resaltaron canciones populares como: ‘Ya te van a dar’, ‘Ambateñita primorosa’, ‘A los tiempos pan de Pinllo’, ‘Altivo ambateño’ y ‘De terciopelo negro’.

Este desfile, que en sus primeros años se llamó ‘De la Confraternidad’ empezó en 1951, 2 años después del terremoto del 5 de agosto de 1949. Fue organizado por el Centro Agrícola para levantar el alicaído ánimo de los sobrevivientes. “La participación de la juventud es muy importante. De ese modo se involucran con el verdadero sentir y mensaje de este acto”, explicó Cecilia Cuesta, directora del Comité. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: