Cuenca y Azogues en plan para tratar agua

28 de julio de 2012 - 00:00

Para el año 2016 estará lista la nueva planta de tratamiento de aguas residuales ubicada en el sector de Guangarcucho.       

Esta procesadora tendrá una particularidad, pues no solo servirá para recoger los líquidos que salen de Cuenca, sino  también los de Azogues y de Biblián, en la provincia del Cañar.        

Según el director técnico de Agua Potable de Etapa, Carlos Julio Jaramillo, ya están listos los estudios para el proyecto.    

Para el 2013 se tiene previsto construir la primera etapa, que recibirá un caudal de mil litros de agua por segundo de la ciudad de Azogues y Biblián, mientras que de Cuenca recogerá 600 litros de aguas servidas, especialmente de los sectores de Ucubamba y Challuabamba, y todos los que están en las margenes del río Cuenca.   

Para el alcalde de Azogues, Eugenio Morocho, este es un proyecto que tendrá repercusiones positivas en el medio ambiente.“Tenemos las intenciones de cuidar las aguas del río Burgay y en ese sentido hemos trabajado con los recolectores”, dijo.

Al disponer de los estudios, se suscribió el convenio de alianza estratégica entre los Municipios con el objeto de establecer un marco de cooperación interinstitucional e impulsar el proyecto desde el punto de vista regional.

El objetivo es lograr la depuración de las aguas residuales de las ciudades de Cuenca y Azogues, pero también de Biblián, que forma parte del plan.

Alianza de trabajo

Con la alianza se busca establecer una relación permanente de trabajo conjunto que tenga como alcance el desarrollo de la iniciativa.

“El proyecto está enmarcado en los objetivos, misiones y visiones institucionales, buscando la mejor alternativa técnica, legal, económica y ambiental”, expresó el gerente de Etapa, Oswaldo Larriva.

La Planta Regional de Tratamiento de Aguas Residuales minimizará la contaminación generada por la zona poblada de las márgenes del río Cuenca y Río Burgay y su área de influencia.

Al mismo tiempo evitará que sea fuente de proliferación de enfermedades que pudieran afectar a la salud de los habitantes de la ciudad y de las localidades que se encuentran localizadas en su entorno.

A través de  esta obra se buscará conducir las aguas residuales, que actualmente son descargadas en ambos caudales y sus afluentes, hacia la futura Planta Regional de Tratamiento de Aguas Residuales de Guangarcucho, para su depuración. 

Cabe indicar que a partir del año 2016 todos los líquidos de la planta de tratamiento de Ucubamba serán derivados también hacia la nueva procesadora.

Con ello se evita afecciones al ambiente, a la población asentada en el área de influencia y al paisaje de la zona. Según el alcalde de Cuenca, Paúl Granda, este proyecto beneficia a las dos regiones, las mismas que están identificadas en lo cultural, social y hasta en lo económico.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: