Luces y dulces ofrecerá la fiesta del Corpus Christi

- 26 de mayo de 2018 - 00:00
En Guayaquil se presentó la campaña de difusión para invitar a los turistas locales a la celebración.
Fotos: José Morán / El Telégrafo

La Plaza Calderón, en el centro histórico de Cuenca, será el punto de encuentro de 120 artesanos de confites. También habrá quema de castillos pirotécnicos.

Por siete días, con sus noches y amaneceres, la Sagrada Hostia permanecerá exhibida en las iglesias de Cuenca.

Los ciudadanos de la “Atenas del Ecuador” también tendrán una colorida agenda por la fiesta católica del Corpus Christi que se desarrollará entre el 31 de mayo y 7 de junio.

Este lapso que se conoce como septenario servirá para que 120 artesanos comercialicen, en la Plaza Calderón de la capital azuaya, productos elaborados con harinas, frutas y manjares.

La fiesta del Corpus Christi en Cuenca data de 1557, el año de fundación del cantón. Inicialmente se la conoció como “Fiesta de la Ciudad” y para su realización había ordenanzas.

Una de las disposiciones es que en los jueves del Corpus tenía que hacerse el pregón con el debido decoro. Las autoridades del Cabildo, los tenientes, regidores y procuradores debían asegurarse que el evento saliera según las órdenes.

La celebración conjuga las tradiciones católicas promovidas por la Iglesia y los festejos impulsados por la ciudadanía. En la antigüedad, la coordinación y los gastos de los agasajos, tanto populares como religiosos, corrían por cuenta de los agricultores o comerciantes adinerados.

En la actualidad, son comités barriales, familias, instituciones y empresas públicas o privadas, las que ofrecen su contribución para preservar la tradición.

“Este año, es la primera vez que se difunde una campaña para visitar Cuenca en el marco de esta festividad”, aseguró Tania Sarmiento, directora de la Fundación Municipal de Turismo para Cuenca.

Para la funcionaria, la celebración del Corpus Christi constituye “la fiesta de dulces más grande de Ecuador”, por la enorme variedad que se oferta en la Plaza Calderón, al pie de la catedral, durante el septenario.

Destacó que las principales tradiciones cuencanas están ligadas a la fe católica.

Las celebraciones eucarísticas se efectuarán a las 08:00, 12:00 y 20:00 en cada uno de los siete días.

Las misas de las 20:00 serán presididas por el arzobispo local, Marcos Pérez. “Después de la liturgia nocturna, tendremos la quema de los castillos y las fiestas”, expresó Sarmiento.

El castillo, elaborado en carrizo o guadúa, es uno de los símbolos de la celebración que llama la atención por el espectáculo de pirotecnia que ofrece.

Manuel Portilla, propietario del taller Lluvia de Estrellas, explicó que la construcción de la estructura demanda, mínimo, cuatro días en los que la precisión es básica para manejar los componentes: cabuya, engrudo, papel de azúcar, papel seda, pólvora, entre otros.

En Cuenca, la mayoría de las familias que se dedican a la manufacturación de los castillos lo hacen por una tradición de generaciones. Portilla, por ejemplo, heredó de su padre el oficio de elaborar artefactos que tienen como base la pólvora casera.

El primer paso es armar la estructura con las piezas de carrizo o guadúa, las que se unen con tiras de cabuya y engrudo. Aparte se fabrican los tubos con papel de azúcar y, dentro de estos, se coloca la pólvora.

Finalmente, se les coloca papel seda en diferentes colores. Portilla comentó que, en ocasiones, la construcción puede demorar más tiempo debido a otras figuras que se solicitan, como vehículos, flores, cúpulas de iglesias, muñecos y corazones.

“El precio mínimo que se pide es $ 500 y puede variar dependiendo del tamaño”, manifestó el artesano.

Tradición dulcera
La música de las bandas de pueblo y los dulces son el complemento de la agenda prevista para la festividad del Corpus Christi, comentó Sarmiento. “Hacen que los cuencanos fraternalmente nos unamos en nuestras tradiciones y las compartamos con los visitantes, nacionales y extranjeros”.

Según datos históricos, la tradición de elaborar dulces para el septenario nació con las religiosas en los claustros de Cuenca. Los bocadillos eran entregados a los feligreses que acudían a adorar la Sagrada Hostia.

María Carchi, de la microempresa Dulces Doña María, aseguró que entre los confites que han prevalecido con el paso de los siglos están los alfajores, huevos de faltriquera, quesadillas y cocadas. También está el pucañahui, que resalta por ser uno de los más autóctonos de la región.

En idioma quichua, pucañahui significa “carita rosada”. Es una arepa elaborada con harina de maíz, huevo, mantequilla y punta (aguardiente) “que es lo que le da ese color característico”, explicó Carchi.

Los 120 puestos que expenderán estas delicias estarán abiertos desde las 07:00 durante los siete días de la festividad y cierran cerca de la medianoche tras la quema de los castillos pirotécnicos.

La Fundación Municipal de Turismo destacó que en Cuenca existen aproximadamente 230 hoteles con diferentes tarifas para recibir a los visitantes. La mayoría de estas infraestructuras está en la zona patrimonial. (I)

Los roscones forman parte de los productos tradicionales que se ofertarán durante los siete días que dura el septenario Corpus ChristiLos roscones forman parte de los productos tradicionales que se ofertarán durante los siete días que dura el septenario.

Turismo
Nominación para premio
Cuenca, por segundo año consecutivo, está nominada a los World Travel Awards en la categoría Mejor destino de vacaciones cortas de Sudamérica. Para apoyar, hay que ingresar a la página www.worldtravelawards.com

8 de cada 10 personas que visitan Cuenca son del país, según cifras del Ministerio de Turismo.

Paseos guiados gratuitos
La Fundación Municipal de Turismo organiza visitas guiadas gratuitas dentro de Cuenca. Los vehículos salen a las 10:00 todos los días desde el Itur, ubicado en la Plaza Calderón. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: