Más de 51.000 casas fueron fumigadas en Manta en seis meses

- 30 de julio de 2018 - 00:00
El personal destinado para los trabajos de control vectorial desarrolla las actividades de abatización, primero, y fumigación después.
Foto: Cortesía Ministerio de Salud

Durante el primer semestre de este año se han fumigado 51.359 casas en Manta. La tarea corresponde a un plan anual elaborado por la Unidad de Vigilancia de la Salud del Distrito 13D02.

Rubén Zambrano, funcionario de la Estrategia de Prevención, informó que, además de la fumigación en la ciudad, se ha logrado ubicar  abate en 104.509 viviendas.

El personal destinado para los trabajos de control vectorial, que desarrolla ambas actividades, hace uso de las bombas y depositan el suficiente abate en los recipientes con agua. Estas acciones forman parte de un plan preventivo para evitar la proliferación de enfermedades.

Zambrano expresó que el trabajo de concienciación que desarrolla el personal médico, junto con los comités ciudadanos locales de salud, ha permitido que la población tenga mayor apertura y permita el ingreso de los brigadistas al interior de las casas, ya que si una vivienda no es atendida correctamente, podría convertirse en un potencial criadero del mosquito Aedes aegypti, causante del dengue, chikungunya y zika.

Informó que Manta ha sido abatizado, que lo mismo ocurrió en Jaramijó y actualmente se trabaja en Montecristi, donde el personal labora en los sectores Aníbal San Andrés y en el centro. Se ha avanzado en Pepa de Uso, La Sequita y la parte de Los Bajos de Adentro y continuarán con La Pila, Colorado y El Arroyo; posteriormente se retornará a Manta.

Sobre las acciones de fumigación, el funcionario señaló que primero se realiza el trabajo preventivo, como la ubicación de abate y la instrucción a las familias sobre el uso del larvicida.

Las brigadas llegaron a Los Esteros, Tarqui, San José, el sector de Playita Mía; posteriormente irán a Jaramijó y luego Montecristi.

El éxito del plan radica no solo en el trabajo del personal que labora en las unidades de salud, sino en las acciones que realizan las familias en el interior de sus casas.

Miriam Loor, habitante de Tarqui, comentó que cuida mucho de no tener agua empozada, para evitar que el mosquito transmisor se reproduzca. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: