La fiesta más larga del Ecuador se celebra en Girón, Azuay

- 13 de noviembre de 2018 - 00:00
Las fiestas del cantón Girón reúnen a las comunidades. Los actos duran varios días y no faltan la comida, la música y la bebida.
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Los priostes (quienes invierten económicamente), por lo general, llegan de EE.UU. donde residen. La comida, el baile y la bebida son fundamentales para rendir homenaje al “Señor de las Aguas” y a la Virgen del Rosario.

Son casi dos meses (octubre y noviembre) de música, bailes, rezos, corridas de toros y comida, para festejar al “Señor de Girón”, conocido también como “Señor de las Aguas”. A este festejo se suma la veneración a la Virgen del Rosario. Todos los eventos son apadrinados por los migrantes que radican en Estados Unidos.

Vestido con camisa celeste, pantalón plomo y luciendo una cadena de oro en su cuello, llegó Manuel Morocho a la entrada de la parroquia Zapata, en el cantón Girón, provincia de Azuay.

Él era esperado por los habitantes del lugar, pues traía de retorno a la Virgen del Rosario que el 16 de agosto la había llevado a Nueva York para “bendecir” a los coterráneos que residen allá.

Los abrazos y la bienvenida con un vaso de chicha y un pan elaborado en el lugar no faltaron. “Qué bueno don Manuel que esté en su tierra”, le decían las personas que llegaron hasta la casa de Martha Zhinín, donde se armó un altar para la Virgen del Rosario.

Tras un rezo y un baile con la banda de pueblo “Luis Pauta Encalada” comenzó la procesión hasta llegar a la iglesia de Zapata. Diez personas vestidas con ropa típica del sector portaban las flores a cada lado de la imagen.

Niños y personas adultas caminaron más de una hora en un camino de segundo orden. “Cuando llueve casi no se puede caminar por aquí”, dijo una habitante.

“Si los gironenses no hubiéramos salido al exterior, fuera el cantón más grande de Azuay”, dijo nostálgico Morocho que hace 30 años dejó a su familia y tierra y emigró a Estados Unidos. “Es difícil, uno extraña la tierra, pero también apoyamos a nuestros hermanos”, indicó.

El cantón Girón es considerado el sector que más emigrantes tiene de la provincia de Azuay. Según Hugo Laso, síndico de la parroquia Zapata, este sector tuviera más de 250 familias, pero el éxodo las redujo a 120. “Ellos (migrantes) nos han ayudado incluso a reconstruir la capilla”, señaló el síndico de la parroquia y agregó que el esfuerzo se refleja en las “lindas viviendas” que se levantan en ese sector rural.

Corrida de toros en Girón

El “Señor de Girón” es milagroso para los habitantes de la zona, él trae la lluvia cuando sus sembríos están por desaparecer, pero también ayuda a sus “hijos” a llegar a Estados Unidos, como migrantes.

Por eso la tercera semana de octubre se inician las fiestas. Son seis semanas e igual número de sectores donde el festejo comienza en la madrugada. Se toma chicha, hay cuy y carne de res para todos los invitados. El prioste, que por lo general es residente en EE.UU. invierte un poco más de $ 5.000.

Los censos de Población y Vivienda de los años 1990, 2001 y 2010 (INEC), evidencian que mientras Azuay, entre 1990 y 2001 tuvo un crecimiento poblacional de 15,59%, en el cantón Girón, en cambio, decreció el 4,61%.

Para José Pauta, músico y profesor, la celebración de las fiestas del “Señor de Girón” se  convirtió en una tradición no solo de la zona sino de la provincia de Azuay. (I)

Los integrantes de las bandas de pueblo casi no descansan por los festejos. Su trabajo comienza al amanecer y finaliza en la noche.Los integrantes de las bandas de pueblo casi no descansan por los festejos. Su trabajo comienza al amanecer y finaliza en la noche. Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

La banda
Chicha desde la madrugada
Los migrantes invierten $ 5.000 en las fiestas en homenaje al “Señor de Girón”. El festejo en las comunidades dura ocho días y los invitados tienen comida y bebida. la celebración comienza en la madrugada y termina en altas horas de la noche.

6 semanas de fiesta viven los habitantes de Girón. Los cuyes, la chicha y el licor no faltan en las celebraciones.

Sin banda no hay fiesta
Los músicos (bandas de pueblo) son los que más trabajo tienen en los meses. Tocan largas horas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: