Autoridades azuayas indagan asesinatos

17 de julio de 2012 - 00:00

Los brutales crímenes registrados la semana anterior tienen conmocionada a la provincia del Azuay. Cinco personas, una menor de 14 años golpeada y quemada, una pareja de ancianos atacados al parecer con un pico en sus cabezas, y el fin de semana dos chicas salvajemente golpeadas e incineradas son el saldo de distintos actos de violencia sucedidos en Cuenca y Chordeleg.

Este último caso se registró el sábado anterior en la ciudadela Villa Bella, al sureste de la ciudad. Los vecinos llamaron a los bomberos por un incendio, pero al interior de la vivienda fueron encontradas las dos jóvenes calcinadas y con huellas de haber sido maltratadas.

Ayer aún eran velados los cuerpos de Julia Marcela y Moraima Páramo. Los familiares esperaban la llegada de los padres de las víctimas desde España, donde radican, para darles sepultura. “No sabemos ¿qué pasó?, descartamos un robo”, dijo uno de los familiares que se apostó en la puerta de ingreso a la sala de velaciones y que pidió que no se tomaran fotos.

Lizandro Martínez, fiscal del Azuay, se mostró preocupado por los violentos crímenes sucedidos en la ciudad y en la provincia.

Dijo  que al momento se han realizado las pruebas necesarias con el propósito de dar con los culpables del delito. El informe del protocolo determina que hubo violencia antes del fallecimiento de las  mujeres. Una de ellas fue estrangulada, además existen rastros de que recibió fuertes golpes.

“La otra chica fue incinerada en su totalidad y es muy difícil recopilar muestras allí”, dijo la autoridad que hizo el reconocimiento y levantamiento de los cuerpos el sábado anterior.

Confirmó que el incendio fue provocado por la persona o personas que cometieron los crímenes para borrar cualquier evidencia en el lugar. “Al parecer el fuego se inició en la segunda planta, sitio donde se encontró el primer cuerpo, que estaba totalmente incinerado”, dijo.

En la planta baja  se encontró el segundo cuerpo, donde se halló también un mueble incendiado y adicionalmente  las llaves de la cocina, la misma que estaba abierta, lo que hace suponer a las autoridades que el objetivo era generar un gran incendio para borrar las evidencias.

Aún no ha podido determinarse si las víctimas fueron  o no abusadas sexualmente. “Eso se podrá determinar con los exámenes que se realicen y ello tardará entre 7 y 12 días”, indicó.

El fiscal pidió a la ciudadanía ayudar con la investigación, pues dijo que puede aportar con declaraciones bajo protección para dar con el paradero de los culpables.

Las autoridades pidieron tranquilidad a la ciudadanía, tras estos hechos de sangre. “Han conmocionado por la forma de violencia”, dijo el gobernador de la provincia, Humberto Cordero, agregando que se ha pedido la intervención de todas las autoridades para esclarecer el crimen, “pero trabajemos todos juntos. Como autoridad pido a la ciudadanía  que nos ayude, ya que estamos haciendo todo el esfuerzo para el control de estos actos delincuenciales y no podemos dejarnos vencer”.

Las autoridades pondrán en marcha un plan de mejor iluminación a la ciudad en varios sectores donde se cometen delitos.

De los otros casos registrados la semana anterior aun no hay resultados. El crimen que se cometió en el sector de Sinincay contra una menor de 14 años que fue encontrada en una quebrada y con signos de haber sido quemada hace ya 10 días no tiene aún responsables.

Para el fiscal Martínez no existe relación con el crimen de las hermanas Páramo. “Hemos avanzado mucho en las investigaciones, se ha recopilado información, estamos en una etapa de indagación y esperamos esta semana dar a conocer algún dato”, dijo.

En lo que tiene que ver con el caso de Chordeleg con la muerte de dos ancianos, Martínez dijo que se investiga, aunque nadie vio nada antes de la muerte.
“Hay un arma (pico) que estamos mandando al laboratorio”, indicó el fiscal.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: