El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.24/Sep/2021

Ecuador

Tendencias
Historias relacionadas

La construcción del complejo costó $5,3 millones

Los afectados por aguajes en Bajo Alto recibieron 72 casas

La construcción del complejo costó $5,3 millones
10 de noviembre de 2014 00:00

En días pasados empezó la entrega de viviendas a los habitantes de la comuna Bajo Alto, cantón El Guabo,  que por años han sido afectados por los fuertes oleajes.

Un total de 77 familias fueron beneficiadas con casas del plan ‘Ciudad del Milenio’, construido por Ecuador Estratégico con los recursos del gas del Golfo.

Una funcionaria que prefirió la reserva de su nombre dijo que inmediatamente ocuparon las moradas. En un terreno de 4.2 hectáreas,  se levantaron 72 casas con todos los servicios básicos. Cinco tienen  adecuaciones para las personas con capacidades especiales. La inversión es de $ 5’300.000.

La edificación se cumplió luego de la declaratoria de la Secretaría de Gestión de Riesgos, que dispuso la reubicación de los grupos familiares, con el fin de precautelar su seguridad, pues con cada aguaje se veían afectados por las olas que llegaban a los 4 metros.

La cartera de Estado tomó en cuenta el peligro que corrían los hombres, mujeres,  niños y personas de la tercera edad al estar ubicados en una zona de peligro.

Otros elementos considerados fueron los medios socioeconómicos, los impactos ambientales, así como la ejecución de proyectos entre los que se encuentran los muros de escolleras.  

Estos criterios fueron expuestos  en base a un cruce de información entre el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), Petroecuador EP, El GAD de El Guabo con su departamento de Catastro y Registro de la Propiedad, y Ecuador Estratégico EP.

Fulton Jaén, presidente de la comuna, recordó que en los últimos aguajes las olas alcanzaron una altura de 3 metros y que el agua impactó en las paredes de las construcciones mixtas (madera y cemento).                                        

Las familias que están siendo reubicadas vivían en una zona de alto riesgo, por ello en 2011 la SGR emitió una regulación en la que se resolvió “prohibir la destrucción o explotación de las defensas naturales de la playa; la ocupación de las bermas o de la zona activa de la playa con estructuras fijas, como cabañas de atención al público, viviendas y de cualquier otro tipo de estructuras; la extracción de arena o material rocoso frente o cerca de obras de importancia o de interés social, como viviendas, carreteras y otras estructuras; y la ocupación de salidas o bocanadas de esteros o canales”.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado