Bananeras cercanas a escuelas deberán sembrar teca y balsa

03 de octubre de 2012 00:00

Las fumigaciones aéreas realizadas cerca de las escuelas donde se encuentran las plantaciones bananeras y que afectan a la salud de estudiantes y maestros, preocupan a varias instituciones del Estado y al Gobierno Autónomo Descentralizado de El Guabo.

Uno de los aspectos que les llama la atención es el irrespeto al límite de 200 metros que debe haber entre las fincas y los planteles, determinado por el Ministerio del Ambiente el año pasado.

Después de que el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social  recibiera una denuncia  presentada por el Concejo Cantonal de la Niñez y Adolescencia de El Guabo, respecto a que varios alumnos de los centros educativos del cantón son afectados por las fumigaciones aéreas, se han realizado varias reuniones entre estos organismos para llegar a un acuerdo y recopilar información.

En tanto, la Dirección Agropecuaria de El Oro alista un plan de contingencia para 2013. En él se plantea sembrar árboles de balsa y teca en los alrededores de las escuelas, para reemplazar el banano y evitar así el rociamiento de plaguicidas.

La meta de esa institución es plantar 1.500 hectáreas de esas variedades en las poblaciones involucradas: Machala, Pasaje, El Guabo, Santa Rosa y Arenillas a partir de enero del próximo año.Jorge Chamaidán, director provincial de esa cartera de Estado, manifestó que este es un modelo de gestión planteado por el Gobierno con el fin de precautelar la salud de los niños y niñas que se educan dentro de las plantaciones bananeras.

En los próximos días, el Ministerio convocará a una reunión con las instituciones competentes para avanzar con el plan de trabajo, dijo Marlon Tandazo, coordinador territorial zonal 7. “El objetivo es que se respeten los límites de no acercarse a 200 metros de una población o escuela”, agregó.

También resaltó que ya se ha registrado  un avance en El Oro en el asunto de  las fumigaciones aéreas. “Tengo entendido que el Gobierno Municipal de Machala está vigilante en el tema”.

Y es que en los ministerios del Ambiente; Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca;  de Salud Pública; el Gobierno Provincial Autónomo de El Oro y la Gobernación, a raíz del informe presentado por este diario comenzaron a programar, entre lunes y martes, varias reuniones de sus respectivos técnicos en donde se analizó la situación.

El Ministerio Coordinador de Desarrollo Social quiere diseñar un plan con todas estas instituciones, tendiente a bajar el índice de enfermedades que presentan los infantes a causa de las fumigaciones.

En lo que va del año se han presentado 24 casos de personas afectadas por los químicos que se lanzan desde el aire.
Plaguicidas orgánicos, compuestos que contienen átomos de cloro en su molécula y que poseen una alta toxicidad para los insectos es lo que cae desde el aire sobre las fincas y los centros educativos.

Entre las décadas de 1970 y 1980, alrededor de 800 personas de Los Ríos, Guayas y El Oro, quedaron estériles por causa del químico conocido como DBCP-Fumazone, según reportes médicos.

Al momento, las enfermedades más comunes que se han detectado en quienes aspiraron los fungicidas son: gripe, infección en la garganta, en los ojos y erupciones en la piel.

Además, estas sustancias provocan lesiones al sistema nervioso, al circulatorio y al renal, lo que da paso a dolencias degenerativas que atacan al hígado y al riñón.

Las más leídas