El ser humano debe entender que hombre y hábitat se necesitan

Nuestras acciones pueden ayudar a la naturaleza

La conservación del agua, el ahorro de electricidad y la reducción de emisiones evitan el daño del ecosistema.
25 de junio de 2016 00:00

En la actualidad, el medioambiente, a nivel mundial, se ve afectado debido a que la mayoría de actividades que realiza el ser humano inciden de forma negativa en la naturaleza.

Entre estas acciones está la deforestación (corte indiscriminado de árboles), la emisión sin control de gases contaminantes desde industrias y vehículos y la generación de desechos que son arrojados en cualquier lugar sin control.

Otra forma de afectación del ecosistema es la generación de incendios forestales. Esta no solo daña a los árboles y plantas que resultan quemados sino que, además, deja sin casa a cientos de especies animales en las áreas afectadas.

A la larga, este tipo de actitudes afectan también a los seres humanos, pues nuestra vida depende de lo que recibimos de la naturaleza. En la vida diaria, podemos colaborar con el cuidado del mundo natural mediante acciones sencillas, pero que son de gran importancia para el equilibro del planeta.

Los estudiantes, por ejemplo, podemos ayudar si reciclamos nuestros cuadernos. Un ejemplo de esto es el empleo de cuadernos con hojas sin utilizar de los años anteriores como si fueran de borrador. Otra acción pequeña es utilizar de manera adecuada el agua en nuestras actividades diarias.

Así, debemos cerrar la llave mientras nos cepillamos los dientes o mientras enjabonamos nuestro cuerpo cuando nos estamos bañando. También se debe evitar el desperdicio de agua que causa el lavado de los carros con el uso de manguera. Se debe usar un balde y una franela.

Del mismo modo, las frutas y verduras deben ser lavadas en un recipiente que contenga agua y no con agua corriente.
También hay que ahorrar electricidad, una parte de la cual se produce a través de combustión de derivados de petróleo. No tener encendidos aparatos ni focos que no están siendo utilizados.

Los seres humanos deberíamos tener conciencia y no seguir contaminando porque el aire es un elemento vital para nosotros, al igual que el agua. La contaminación del aire, como ya ocurre en muchas grandes ciudades del mundo, produce enfermedades respiratorias.

En tanto que el agua dulce y potable es cada día un bien más escaso y preciado. (I)

Las más leídas