La Municipalidad ha anunciado ya en 2 ocasiones el inicio de la obra

El proyecto Quitocables de la Alcaldía sigue en etapa de estudios

- 22 de abril de 2016 - 00:00
En julio pasado, 2 meses después del primer ‘arranque’ del proyecto, el lugar de una de las paradas lucía así.
Foto: Archivo/ El Telégrafo

Los trabajos de la línea norte se suponía que debían arrancar a comienzos de este año, según indicó en diciembre el alcalde Mauricio Rodas.

El 30 de diciembre, durante su último programa radial de 2015, el alcalde Mauricio Rodas anunció que las obras del subsistema de transporte a bordo de teleféricos (Quitocables) se iniciarían en los meses siguientes.  

Rodas afirmó aquel día: “A inicios de 2016 arrancaremos la construcción de la línea norte, que partirá desde La Ofelia hasta los barrios Pisulí y Jaime Roldós”.

De acuerdo con el Alcalde, la creación de esa línea de transporte tomaría de 12 a 14 meses, con lo que debía concluir durante los primeros 4 meses de 2017.

Sin embargo, transcurrido el primer trimestre de este año, la obra no ha arrancado. Ni siquiera se ha convocado a la licitación para determinar la empresa o consorcio que se encargará de la edificación.

La última acción conocida del gobierno local sobre el proyecto Quitocables se realizó hace 6 meses, cuando se firmó el contrato para la elaboración de los pliegos que servirían para la licitación.

El anuncio de diciembre del inicio de las obras no fue el primero realizado por Rodas.

El 6 de mayo de 2015, el Burgomaestre presentó el proyecto en el barrio La Argelia (al sur), donde se supone estará localizada la estación de una de las 4 rutas programadas.

Ocho días más tarde, el 14 de mayo, repitió la presentación e hizo el anuncio del inicio de los trabajos en el sector Pisulí (al norte), parada de otra de las líneas previstas.    
En ambos casos, el gobierno local utilizó en el evento cabinas que, se supone, equiparaban la experiencia que vivirían los usuarios cuando utilizaran las reales. La Alcaldía promocionaba que la cabina simuladora enseñaría a los vecinos el funcionamiento de los Quitocables.

Dos meses después de los lanzamientos, sin embargo, en los puntos en los que se supone debía iniciar la construcción de las primeras estaciones de los teleféricos no quedaba nada más que pedazos de las vallas que anunciaban su ubicación.

Además, con el paso de los meses el proyecto sufrió modificaciones.

El 3 de diciembre, el alcalde Rodas anunció que la línea La Argelia-Solanda-Mena 2 se extendería hacia el sur hasta el cantón Rumiñahui. Inicialmente se preveía que dicha ruta se extendería, en una segunda fase, hasta la parroquia rural quiteña Conocoto.         

Uno de los argumentos de Rodas es que el cambio incrementaría los usuarios hasta unos 40 mil viajes diarios aproximadamente. La extensión convertiría “a la línea sur en muy atractiva para que sea construida mediante una alianza público-privada”, aseguraba el Alcalde capitalino.

Ese mismo día, Rodas anunciaba que la línea norte (Pisulí-La Roldós-La Ofelia) tendría finalidad de servicio social y que, por tanto, se construiría con recursos de la Municipalidad y sería operada por ella.

La autoridad señalaba que la ruta norte estaba incluida en el presupuesto 2016 y que se contaba con los recursos necesarios para emprender esa parte del proyecto. Estos están calculados en alrededor de $ 40 millones.

El Alcalde dijo, también, que la Politécnica Nacional realizaría los estudios complementarios para la línea norte. Nada de esto, sin embargo, ha derivado en el arranque de las obras hasta el momento. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: