Ventas en el Trolebús y la Ecovía están prohibidas

18 de octubre de 2012 - 00:00

Las ventas informales en los sistemas de transporte público, es decir, en el Trolebús, Ecovía, Corredores Sur Occidental y Sur Oriental, no están permitidos. Pese a ello, en este año, la Policía Metropolitana ha desalojado a los informales en 200 ocasiones. “Según la norma, no está permitido vender dentro de los buses, a pesar de ser discapacitados”, expresó Luis Zapata, inspector de la entidad policial.

Alexandra Pillajo sale cada dos días a vender caramelos, chocolates o galletas en el Trolebús. Su esposo, Orli Guagua, una persona no vidente, también pide ayuda en el mismo sistema de transporte. La pareja comentó que tiene dos hijas -una de 10 años y otra de 6- y que su única entrada económica  es el bono de desarrollo humano de $ 35 y sus ventas. 

Pillajo cuestionó que no le permitan vender en el Trolebús porque esa es la única manera de ganar dinero para la comida de sus hijas. Según dijo, la Policía Metropolitana acusa a los comerciantes de robar a los pasajeros.

La prohibición de las ventas ambulantes obedece a las innumerables denuncias, incluso en contra de personas con discapacidad, porque aprovechan su condición para delinquir. “Hace varias semanas detuvimos a una persona de la tercera edad que no tenía una pierna. Subía al Trolebús a pedir dinero diciendo que su familia lo abandonó y mientras pasaba de asiento en asiento, metía las manos en los bolsillos de los pasajeros y hurtaba los celulares y billeteras”, contó Zapata.

Desde septiembre la Policía Metropolitana realiza un censo para conocer cuántos vendedores informales laboran en  los sistemas de transporte público. Los resultados se conocerán en noviembre y luego se iniciará un proceso de legalización y organización como requisito para que puedan laborar. 

Luis Ordóñez, pasajero de la Ecovía, considera se les debe permitir vender a las personas con discapacidad “porque es su única forma de obtener dinero, pero deben organizarse y no mendigar, sino ofrecer un producto”.

18-10-12-quito-vendedorVendedores organizados dan seguridad a los pasajeros

A diferencia de los comerciantes informales del Trolebús y la Ecovía, quienes laboran en el Corredor Sur Occidental cuentan con la autorización para ofrecer sus productos en los buses.

70 comerciantes se organizaron y formaron la cooperativa de vendedores autónomos 12 de Mayo. Ellos fueron capacitados por la entidad municipal Conquito y luego de ese proceso recibieron credenciales de comerciantes legales. Además de chalecos con el distintivo Q, 35 de ellos venden caramelos, galletas, chocolates y papas en los buses, mientras los otros 35 en otros sectores de la capital.

Darwin Flores sube a los buses del Corredor Sur Occidental a vender caramelos. Se lo puede reconocer porque lleva puesto un chaleco azul, con la letra Q de color rojo en la parte izquierda. Expresó que recibieron talleres de desarrollo personal, presentación del negocio, atención al cliente, marketing, ventas, normatividad jurídica, gestión administrativa y financiera, y obligaciones tributarias. “Esos cursos nos ayudaron a organizarnos mejor y de esa manera atender bien a nuestros clientes”.

Los comerciantes pidieron que se les permita trabajar y presentaron su documentación legalizada. Según Zapata, solamente los comerciantes de la cooperativa 12 de Mayo están habilitados para vender en los buses porque se ha comprobado que no están asociados con delincuentes. “Nosotros solamente queremos trabajar y nos organizamos para comprobar a las autoridades que no robamos ni estamos vinculados con delincuentes”, manifestó Flores.

Los usuarios del Corredor Sur Occidental opinan que ser vendedores organizados les da mayor seguridad. “Todos tienen derecho a trabajar, pero da temor cuando se sube cualquier persona a vender, pero si están uniformados y están vigilados ya no hay miedo de que roben”, opinó Fernanda Ochoa.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: