Punto de vista

Votar por Guillermo Lasso para un LGBTI es una contradicción

- 15 de marzo de 2017 - 00:00

Que una persona gay, lesbiana, bisexual, transgénero, transexual e intersexual vote por la derecha ‘pelucona’ es hasta una contradicción existencialista.

Terror y pánico se vieron en las redes sociales, no solo de la población LGBTI, sino también de familiares, amigos y simpatizantes ante la declaración de un par de personas, que se representan a ellos mismos y sin una trayectoria activista, al mostrar su apoyo al candidato Lasso.

Es importante informar, pero sobre todo llamar a la calma a la población en general, pues no estamos apoyando al banquero. Se trata de un par de personas, como mencioné, que responden a sus intereses personales. No es lo mismo que diera una declaración de esa magnitud la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI, la única corporación de segundo grado en Ecuador, con personería jurídica, presencia a nivel nacional e incomparable en todo sentido.

Recordarles que al candidato que apoyan, según el investigador Marcelo Varela, de la IAEN, es quien tuvo una participación activa durante el feriado bancario. Asimismo, en una biografía realizada por Univisión Noticias y en una entrevista de revista Vistazo nos informan que Lasso es miembro del Opus Dei.

Pero más allá de las biografías y apreciaciones, están sus declaraciones. Por ejemplo en El Diario supo manifestar que “el matrimonio es la unión de dos personas de sexo distinto con un fin fundamental: la procreación”. No conforme con hacer gala de su conservadurismo, mencionó también que “Dios creó al hombre y la mujer. El hombre no tiene que crear un género contrario al hombre natural”. Estas afirmaciones son consecuentes con la ideología del Opus Dei.

Es así que las personas gays, lesbianas y bisexuales no tienen sentido de unirse, sencillamente porque no forman relaciones con personas de distinto sexo y, por supuesto, no pueden procrear. Pero adicional a esto las personas ‘trans’ e intersexuales, al aparentemente ser un género contrario al que Dios creó como hombres y mujeres, no somos creación de Dios, sino de un hombre. Ciertamente, si somos muy minuciosos, en tan pocas palabras hace una ensalada de sexo y género, lo que muestra su tradicionalismo. Claramente se puede entender aquí que los LGBTI no somos bienvenidos en su reino.

Las personas debemos estar donde se nos quiere, se nos respeta y se nos aprecia por lo que somos. Es por esto que la postura de la Federación ha sido clara y es apoyar a quienes nos muestran su inclusión con discursos y con hechos. Por eso, nuestro apoyo es al movimiento de Izquierda Alianza PAIS y su candidato Lenín Moreno. Somos consecuentes con los avances en Ecuador para las poblaciones LGBTI. Ya se ha manifestado esta postura en Guayas y Santo Domingo, así como se lo irá realizando a lo largo de los días y en el resto de ciudades. Sabemos que avanzando firmemente lograremos muchos derechos más de los logrados con la apertura política del gobierno de la Revolución Ciudadana.

Y la sincera verdad es que todos los LGBTI, grupos prioritarios y poblaciones históricamente discriminadas estamos con la Revolución Ciudadana. No entremos en pánico, guardemos la calma y, por el contrario, hay que sentir lástima por aquellas personas que históricamente han sido discriminadas, desplazadas y segregadas, que perdieron su rumbo al apoyar a Lasso. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: