Messi, conflictos armados y niñez

- 12 de junio de 2018 - 00:00

Lionel Messi, estrella del fútbol internacional y próximo a participar con la selección Argentina en la Copa del Mundo Rusia 2018, fue nombrado desde el 2004 como Embajador de Buena Voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), lo que ha implicado su participación en defensa de los derechos de la niñez y la recaudación de fondos para este organismo internacional por más de 14 años.

El pasado sábado debía efectuarse un partido entre las selecciones de Argentina e Israel, sin embargo, este no se dio y en los medios de comunicación y redes sociales se especuló que Messi, por su compromiso con la niñez y con Unicef presionó para suspenderlo y, por otra parte se dijo que por seguridad ante posibles conflictos, lo mejor era que no se realice.

Cualquiera sea la razón, el debate internacional trae a colación la situación que viven los niños palestinos en el marco de un conflicto que lleva cerca de 70 años y, aún más, nos permite reflexionar sobre los efectos de la guerra en la niñez que a decir de

Save The Children afecta a 350 millones de niños en todo el mundo, quienes sufren muerte, mutilación, reclutamiento forzado, violaciones, secuestro y denegación de asistencia humanitaria, mientras los señores de la guerra se benefician del negocio armamentista y las potencias vencedoras se distribuyen los mercados.

Los niños palestinos, que también estarán expectantes del Mundial de fútbol, escribieron una carta a Messi en la
que le decían: “… vienes a jugar con tus amigos a Malha, en un estadio construido sobre nuestra aldea destruida. Nuestra
felicidad se convirtió en lágrimas y se rompieron nuestros corazones. ¿Es acaso lógico que Messi, el héroe, vaya a jugar en un estadio construido sobre las tumbas de nuestros ancestros?.

En estas épocas de fútbol, es preciso recordar a Eduardo Galeano, quien advierte que al tiempo de disfrutar de “una linda jugadita”, estemos atentos porque el fútbol se puede convertir en un deporte de evasión, por medio del cual el poder y los poderosos para cumplir sus fines podrían aprovechar la amnesia colectiva en la que entrará el planeta. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: