Los primeros pasos del anarquismo

- 12 de marzo de 2018 - 00:00

A inicios del siglo XX, se constituyeron las primeras células anarquistas en Guayaquil, con literatura política libertaria que llegaba especialmente del Cono Sur. Pero ese “anarquismo criollo” carecía de fundamento doctrinario y se mezclaba con concepciones de origen cristiano, liberal, positivista y socialista, por lo cual, aparecían panfletos que mezclaban a autores, discursos y tendencias, pero que tenían algo en común: la acerba crítica al mutualismo y la exigencia de medidas más extremas, relacionadas con la creación de sindicatos, para la consecución de sus demandas laborales.

En la formación de estos grupos y en la difusión de sus ideas, fue clave el surgimiento de la prensa obrera. Si observamos la trayectoria de los periódicos de los trabajadores que aparecieron entre 1919 y 1920, podemos observar la actividad de algunas células de izquierda, como un “Centro Socialista” que publicó el periódico Bandera Roja (1920), y del Centro de Organización Sindicalista “que mantuvo un órgano de prensa denominado El Proletario”.

Con estos antecedentes, entrevemos la presencia de dos bandos enfrentados en el seno de la organización popular. En un editorial publicado en El Proletario, el 1 de agosto de 1921, se emplaza a la Confederación Obrera del Guayas para que asuma una posición clara frente a la crisis económica que entonces vivía el país: “Si la Confederación Obrera está con los obreros, ya es tiempo de que esto lo demuestre con obras, laborando tesoneramente por la clase, organizándola en bases científicas que le permitan la conquista de las mejoras económicas que tanta falta le hace, educándola racionalmente para que conozca sus derechos y sepa defenderlos, arrancándole los perjuicios que le han llevado a los antros miserables de la ignorancia, en fin, haciendo todo cuanto es necesario para levantar el nivel moral y material de la digna […] clase trabajadora”.

Con el paso del tiempo se profundizarán las diferencias entre los núcleos de trabajadores asociados, lo cual será un acicate para que se formen organizaciones anarcosindicalistas, entre ellas, la Asociación Gremial del Astillero (AGA) y la Federación Regional de Trabajadores del Ecuador (FRTE), luego de que la Sociedad Cosmopolita de Cacahueros “Tomás Briones” se separe definitivamente de la Confederación Obrera del Guayas, el 26 de abril de 1922. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: