La nueva presidenta y los juicios políticos

- 11 de mayo de 2018 - 00:00

La presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, de Alianza PAIS (AP), ha sobrepasado de largo a sus predecesores: José Serrano, Gabriela Rivadeneira y Fernando Cordero, que también estuvieron a cargo del Legislativo durante los últimos 10 años. En apenas 58 días, casi dos meses, Cabezas ha logrado fiscalizar a dos altos funcionarios del exrégimen: Serrano, exministro del Interior y extitular de la Función Legislativa; y Carlos Baca, exfiscal General.

Y abrió la puerta para interpelar a Gustavo Jalkh, presidente del Consejo de la Judicatura. Este funcionario se sentará en el banquillo de los acusados próximamente, por su “metida de mano en la justicia”, según los legisladores que solicitaron dos veces el juicio político contra él: Esteban Bernal, de CREO, y Raúl Tello, del Movimiento Unidos por Pastaza y miembro del Bloque de Integración Nacional (BIN).

En cambio Serrano, quien estuvo 300 días al mando de la Asamblea, se vio obligado a fiscalizar en ausencia al excontralor, Carlos Pólit,  prófugo y acusado de corrupción en el caso de Odebrecht.  Rivadeneira, quien fue titular del Legislativo por 1.459 días, no fiscalizó a nadie. Y Cordero, quien estuvo al frente de la Función Legislativa 1.412 días, tampoco pasó ningún juicio político. Ambos, correístas y ex-AP, rechazaron ese mecanismo porque “era un show mediático”, repitieron hasta el cansancio.

Para Cabezas, quien tiene una agenda legislativa con 45 proyectos de ley de mayo de 2018 a mayo de 2019, no fue fácil contar con los votos en el Consejo de Administración Legislativa (CAL) para calificar el juicio político a Jalkh. De los 7 integrantes del CAL, 6 estuvieron a favor de esa interpelación: Cabezas; Viviana Bonilla, primera vicepresidenta, ex-AP; Carlos Bergmann, segundo vicepresidente, aliado del Movimiento Unidad Primero; Verónica Arias, segunda vocal, de Acción Regional por la Equidad (ARE); Luis Fernando Torres, tercer vocal, del Partido Social Cristiano-Movimiento Cambio; y Patricio Donoso, cuarto vocal, de CREO.

La única en contra de la interpelación a Jalkh fue Soledad Buendía, primera vocal, correísta, de la Revolución Ciudadana. Sin embargo, el día de la votación 2 legisladores dieron un paso atrás: Bergmann, quien se abstuvo, y Arias, quien no asistió a la sesión. Al final, los ciudadanos juzgarán a cada uno de los legisladores. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: