La “Aduana de fierro”

- 11 de junio de 2018 - 00:00

Con mucho interés he leído en la prensa que, en los últimos días, ciudadanos amantes de la historia y el patrimonio cultural, descubrieron una antigua edificación que ningún historiador de la arquitectura, en nuestro medio, había identificado. Se trata de la antigua bodega de la Aduana, más conocida como la “Aduana de fierro”.

Luego de una detectivesca investigación que llevó dos años, un grupo de profesionales -arquitectos, médicos, arqueólogos, abogados, actores- encabezados por el Dr. Fernando Mancero Coloma, del colectivo cultural “Bienvenido Gye”, lograron ubicar el edificio en las calles Vacas Galindo y Vivero, a una cuadra de la orilla del río Guayas, en el tradicional barrio El Astillero.

Según las pesquisas realizadas por Mancero y sus compañeros de investigación, el edificio fue construido por el gobierno ecuatoriano en 1892, encargándosele al comerciante Martín Reinberg, por un valor de 50.000 sucres, la importación de los materiales para la construcción de la bodega de la Aduana, cuyas piezas llegaron de un barco procedente de Liverpool. El ingeniero José Barroso fue quien armó este rompecabezas de hierro, cobrando 17.900 sucres por la construcción, incluida la pintura y un drenaje hacia el río.

La edificación es de dos pisos y la planta alta está construida completamente de metal (hierro corrugado). El piso original también era metálico porque allí se colocaba material inflamable. La Aduana es una verdadera pieza de patrimonio cultural industrial, la cual hay que proteger y conservar, pues estaríamos ante la edificación metálica más antigua del país.

El proyecto que se plantea es que la “Aduana de fierro” se convierta en un Museo Naval e integre un conjunto urbano arquitectónico de gran interés histórico y patrimonial, junto a las villas Dillon y Piana, a más del BAE Calderón que hoy funciona como museo. Ojalá esta iniciativa, que ya cuenta con el respaldo de la Armada del Ecuador, encuentre eco positivo en la Alcaldía, para que con su apoyo económico, los guayaquileños y todos los ecuatorianos podamos disfrutar de un remozado edificio y nuevo espacio cultural, en vísperas del Bicentenario de la Revolución de Guayaquil. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: