La academia tiene ideas alternativas

- 24 de julio de 2019 - 00:00

 ”Si no se reducen los plásticos, en el año 2050 existirá una acumulación de 12 millones de toneladas métricas en rellenos sanitarios o botaderos a cielo abierto.

Eso generará una mayor afectación porque pueden liberarse sustancias tóxicas y peligrosas no solo al contacto con la tierra o el agua, sino en caso de quemarlos, pues se eliminan dioxinas y furanos que son altamente contaminantes.

La existencia de este material en el paisaje puede generar afectaciones económicas por pérdidas en turismo, debido al incremento en el costo del transporte marítimo, pesca o de la limpieza de esa basura que se acumula en el ambiente y que se vuelve difícil de manejar.

Ante todo esto existen investigaciones que se desarrollan para reemplazar el plástico. Entre estas tenemos la generación de biopolímeros que serían elementos que se pueden obtener a partir de materias primas naturales como almidones de la yuca, la papa o el verde del que se puede generar un material algo parecido al plástico para cubrir los alimentos.

Hay tesis que han analizado la reutilización del PET para hacer bloques. Pero el gran limitante son los recursos económicos porque solo realizar ensayos mecánicos con estos elementos representa egresos por sobre los $1.000 y $2.000, lo que hace costoso salir al mercado ya que deben pasar por una serie de pruebas previas en las que se deben validar los materiales para que salgan a la venta.

Aún estamos en la fase de análisis de las características que tiene algún compuesto en particular para darle una aplicación y crear elementos para ubicarlos en el mercado.

Sin embargo, existen estrategias que se pueden observar en los supermercados, donde se ven platos fabricados sobre la base de hojas de plantas o de papel que son una alternativa a los plásticos de un solo uso.

Desde nuestra casa podemos desarrollar alternativas como limitarnos en el uso de vajilla de espuma flex que ni siquiera se puede reciclar. Es necesario volver a prácticas pasadas en las que llevábamos la panera a la tienda para comprar pan o la botella de vidrio para traer la leche.

Creo que deben darse incentivos a las personas que llevan sus bolsos reutilizables y también adoptar las ordenanzas municipales para limitar definitivamente el uso de plásticos”. (O)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: